*No se trata de una cacería de brujas, sino de aplicación de la ley, afirma Díaz Navarro

Alberto Ortiz

La secretaría de la Contraloría no lleva a cabo cacería de brujas en contra de ex funcionarios, sino se revisa el ejercicio de los recursos económicos, no solo en Salud sino en materia de Infraestructura, adelantó José Ángel Díaz Navarro.

“No hubo interés para rendir cuentas, nosotros tenemos un retraso de 4 años porque no se avanzó en temas solventación, al pasar las observaciones de 730 millones de pesos a más de 4 mil millones de pesos”, reveló.

Es un monstruo de dinero, dado que los ex funcionarios no presentaron la solventación y soporte de cómo se utilizó el recurso público de diversos programas públicos, es una situación de impunidad y que deberá tener consecuencias, anotó.

“Si (Germán Tenorio Vasconcelos) ex titular de los Servicios de Salud, acusado por abuso de autoridad, sale o no de la cárcel es un tema en terreno ya del Poder Judicial y es claro que hubo una afectación al erario público”, afirmó.

De igual forma, sostuvo que fue la misma Secretaría de Salud la que presentó la denuncia por la nula construcción de los baños ecológicos en comunidades indígenas y a empresas constructoras, “el dinero lo sustrajeron a través de un tercero”.

Díaz Navarro dijo que buscarán la reposición de los 26 millones de pesos que salieron de la dependencia pero no se sabe en dónde quedaron, dado que la obra no existe, “en su momento se demostrara”.

El contralor enfatizó que en el caso de los baños ecológicos, primero se pagó a las empresas y después llegaron esos pago, pero resultaron falsas, “estamos enfocados en la recuperación del dinero del erario público”.

Reveló que en su momento los ex funcionarios no brindaron información cuando la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Secretaría de la Función Pública (SFP) la requirieron, “incluso hay un caso de una instancia de gobierno a la que le pidieron datos hasta el seis ocasiones, en ninguna la proporcionaron.