La FIFA amonestó, ahora en Rusia, a la Federación Mexicana de Futbol porque tiene evidencia de que un grupo de aficionados mexicanos gritaron el “eeehhh… puuuto” durante el Portugal vs. México en la Copa Confederaciones.

Durante el partido, observadores antidiscriminación detectaron a un sector de fans que dijeron la popular frase en los despejes del portero Rui Patricio.

Un portavoz de la FIFA comentó a CANCHA que la FMF ya ha sido notificada de esta situación, que se produjo a pesar de la seria advertencia de que el árbitro puede detener el encuentro en caso de que persistan las actitudes discriminatorias.

“Tras evaluar los respectivos informes del partido, el Presidente de la Comisión Disciplinaria de la FIFA ha decidido imponer una advertencia a la Federación Mexicana de Futbol Asociación por el comportamiento inapropiado relativo a cánticos ofensivos y discriminatorios de un reducido número de aficionados mexicanos con motivo del encuentro de la Copa FIFA Confederaciones entre Portugal y México”, informó.

El grito esta vez no fue evidente para el grueso de los asistentes y mucho menos para el colegiado, pero la FIFA cuenta con el apoyo de los observadores antidiscriminación capacitados por la Football Against Racism in Europe (FARE Network), y que forman parte del sistema de vigilancia empleado en partidos de Eliminatoria Mundialista.

Este último organismo es el que, en el Mundial de Brasil, solicitó iniciar el procedimiento para sancionar a México por el clásico grito.

Desde entonces, la institución rectora del futbol mundial puso la lupa sobre México, con ocho multas que suman 2 millones 298 mil 291 pesos.

El veto para que el Tricolor juegue a puerta cerrada la Eliminatoria en cualquier estadio sigue latente. Ahora, de persistir la situación mañana contra Nueva Zelanda en Sochi, el asunto puede escalar, sin que aún esté estipulada la sanción para el Tri o sus aficionados en Rusia.

“La Comisión Disciplinaria de la FIFA podrá adoptar medidas adicionales en caso de que este tipo de conducta se repita durante la competición”, agregó el portavoz.

Armados contra discriminación

La FIFA autorizó el pasado jueves el proceso de tres fases para facultar al cuerpo arbitral incluso de suspender un partido en caso de conductas discriminatorias y siempre y cuando la afición no obedezca en los dos primeros intentos.

El organismo también cuenta en su sistema de vigilancia con observadores antidiscriminación capacitados por la FARE Network.

“Si llegaran a ocurrir incidentes de índole discriminatoria durante el encuentro, las pruebas recolectadas por los observadores se remitirán a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, órgano que las examinará y adoptará las medidas pertinentes.

“Además, los observadores de partidos darán su apoyo al personal operativo cuando sea necesario poner fin a incidentes discriminatorios antes y durante los partidos, y mantendrán un contacto directo con el personal de seguridad”, informó el organismo.

Reforma / Cnacha