Más de un centenar de pobladores de la agencia Boca del Río, Salina Cruz, protestaron hoy contra Pemex debido a un nuevo derrame de hidrocarburos.
De acuerdo con los inconformes, la contaminación alcanzó de nuevo la laguna, lo que ha generado la muerta de peces y otras especies marinas de las que capturaban para sobrevivir.
Demandaron a Petróleos Mexicanos intensificar los trabajos de limpieza. Sin embargo, obreros de la empresa GMG optaron por retirarse ante la inconformidad de los vecinos.
Directivos de Pemex ofrecieron revisar las acciones para agilizar los trabajos e investigar si hay nuevos derrames.
Los inconformes se quejaron también de la escasa atención por parte de la autoridad municipal que encabeza el edil Rodolfo León Aragón.