Excelsior / Juegos de poder / Leo Zuckermann

En los primeros cinco meses de 2017 llevamos siete mil 223 ejecuciones, el 59% de todos los ocurridos en 2016. El actual año está resultando el más violento del presente sexenio.
 

 

En mayo de este año ocurrieron un total de mil 485 ejecuciones relacionadas con el crimen organizado. Esta cifra es 8% mayor a la observada en el mes inmediato anterior, es decir, en abril de 2017. Esto de acuerdo con la base de datos de Lantia, consultora especializada en temas de seguridad. Contabilizando el total de este tipo de homicidios, en 54 meses del sexenio del presidente Peña Nieto tenemos un total de 47 mil 523, un promedio de 29 por día.
Siguen las malas noticias en esta materia. El año pasado, las ejecuciones tuvieron una consistente tendencia al alza. De 829 en enero de 2016, pasamos a mil 75 en diciembre, de tal suerte que la suma durante ese año fue de 12 mil 224: un promedio de mil 19 por mes. En los primeros cinco meses de 2017 llevamos siete mil 223 ejecuciones, el 59% de todos los ocurridos en 2016, para llegar a un promedio mensual de mil 447 durante 2017. El actual año está resultando el más violento del presente sexenio.

En cuanto a las cifras oficiales, publicadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, se reportaron dos mil 186 homicidios dolosos en mayo de 2017. Es la cifra más alta de todas las mensuales de este sexenio en esta base de datos. Aquí estamos hablando de todos los asesinatos violentos, incluyendo los que comete el crimen organizado y los que no.
En los 54 meses del sexenio de Peña, el Sistema Nacional reporta un total de 83 mil 535 homicidios dolosos. La diferencia son 36 mil 12 asesinatos con respecto al número de Lantia, que sólo reporta ejecuciones relacionadas con la delincuencia organizada. Estirando un poco la liga, podemos decir que quizá alrededor del 57% de los homicidios en México tiene que ver con el crimen organizado. Digo “quizá” porque estamos utilizando dos bases de datos con metodologías diferentes. Informo esto con fines indicativos.
Regresando al reporte de la consultora Lantia, en cuanto a la distribución regional de la violencia, las entidades con mayor número de ejecutados en mayo fueron Guerrero con 179, Guanajuato con 159, Veracruz (125), Sinaloa (120), Chihuahua (86), Michoacán (86), Baja California (85), Tamaulipas (79) y Colima (53). En cuanto al mayor aumento porcentual de la violencia entre abril y mayo de 2017, en Baja California Sur el incremento fue de 217%, Tamaulipas de 72%, Chihuahua (69%) y Sinaloa (20%).
Bajando al nivel municipal, Tijuana se convierte, de nuevo, en la ciudad más violenta del país con 75 ejecuciones, desbancando a Acapulco, que se quedó en segundo lugar con 72. Les siguieron Culiacán con 67, Reynosa (43), Chihuahua (31), León (26) y empatados, con 25 cada uno, Los Cabos y Chilapa de Álvarez (Guerrero).
De acuerdo a Lantia, en Reynosa, la violencia fue el resultado del enfrentamiento entre dos facciones del Cártel del Golfo por el control de la región, después del abatimiento de su líder en abril (Juan Manuel Loza, El Comandante Toro). En Guanajuato, se relaciona con conflictos entre el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas por el control del mercado ilegal de drogas y el robo y venta de hidrocarburos. La violencia en Baja California y Baja California Sur se debió a conflictos por el control de plazas entre el CJNG y el Cártel de Sinaloa. En Colima, la disputa fue entre el CJNG y la facción del Cártel de Sinaloa, dirigido por los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán. Y en Chilapa el enfrentamiento fue entre Los Rojos y Los Ardillos por el control de la producción de cultivos de amapola.
Esto en cuanto a homicidios y ejecuciones relacionadas con el crimen organizado. Veamos, ahora, dos delitos que agravian mucho a la sociedad. Primero, el secuestro. Durante mayo de 2017, de acuerdo a las cifras oficiales, se reportaron cien comparados con 92 del mes anterior (abril). En los 54 meses del gobierno de Peña suman ya cinco mil 887 secuestros para un promedio de cuatro por día. Hay que recordar que estas cifras se generan a partir de las averiguaciones previas de los ministerios públicos; por tanto, estos números están subestimados, ya que muchos secuestros no se denuncian a las autoridades.
En cuanto a las extorsiones, durante marzo se reportaron 522, 106 más que en abril. El total de este delito para el sexenio es de 27 mil 261: un promedio diario de 17 en todo el país. Como en el caso del secuestro, las extorsiones también están subestimadas, porque muchas víctimas no las reportan al Ministerio Público.
Así la violencia en México hasta mayo pasado en que la administración del presidente Enrique Peña Nieto cumplió 54 meses en el poder.
                Twitter: @leozuckermann