A la mitad de la investigación más extensa que haya hecho el gobierno sobre un posible fraude de miles de millones de pesos cometido por bancos y casas de bolsa, renunció el investigador de la Comisión Federal de Competencia Económica, Carlos Mena, sin una explicación que dejara satisfecha a la opinión publica. Fue algo muy extraño. Ayer, la comisión designó como sustituto a Sergio López Rodríguez. La autoridad investigadora que encabeza es la unidad dentro de la Cofece responsable de dar trámite a las investigaciones por prácticas monopólicas y concentraciones ilícitas. La comisión pidió a Sergio López mantener el rigor observado en los trabajos desarrollados por Mena. Tendrá que pasar la prueba de denunciar a bancos y casas de bolsa que manipularon las tasas de interés de los bonos emitidos por el Banco de México, Pemex, CFE y gobiernos de los estados, obteniendo ganancias incalculables. Ya no hay modo de negarlo. Ha trascendido información suficiente como para echarle tierra al asunto.

La Jornada / Dinero