Oaxaca, Oax.  Debido al doble discurso que ha mantenido el presidente  municipal, José Antonio Hernández Fraguas con respecto a decisiones en su Cabildo, este día por segunda ocasión los regidores de oposición y de su propio partido se le  han revelado.

Y es que la inconformidad  al menos nueve de las y los regidores de Morena e inclusive de su mismo partido les  llevó a ausentarse a la sesión de cabildo programada para este jueves.

Con ello los  consejales demostraron su oposición a la intención del presidente municipal José Antonio Hernández Fraguas, de pretender endeudar por tres años al municipio por 35 millones de pesos.

Eduardo Reyes , Azucena Hernández, Levi López y Karla Villacaña regidores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), además de María de la Luz Ramírez y Jesús Ruiz, por Morena, dijeron  que se abstuvieron de asistir a la sesión convocada por el presidente municipal en su calidad de concejal en donde busca la aprobación de la deuda mencionada.

“Como lo hemos denunciado y documentado en al menos tres ocasiones, el Presidente Municipal sin argumentos de fondo, de última hora y sin la mínima discusión y análisis entre el colegiado de regidores como lo mandata la legislación y normativas que nos rigen, ha buscado que aprobemos obras y pago de servicios sin los concursos públicos y transparencia suficientes”, señaló.

Los consejales advirtieron no serán cómplices de este tipo de “ilegalidades” además de que lo acusaron de emprender acciones que quebrantan la ley y que demuestran una serie de irregularidades.

Destacó que el Edil, al ver que regidores de Morena no lo han respaldado en proyectos que no son informados y justificados con transparencia, ha desatado una campaña de denostación, descalificación y discriminación,  calificándonos de descerebrados.

La regidora externó que el Edil ha actuado sin la transparencia suficiente al no cumplir en tiempo y en forma la priorización de obras para el ejercicio 20017  imponiéndola unilateralmente sin el concurso de la población ni del cabildo, la falta de transparencia y de concursar las obras y servicios así como la discrecionalidad de contrataciones y pago de personal que no se sujetan a las normas que marcan las obligaciones del servicio público.

A penas  hace unos meses el presidente municipal  pretendía imponer  un proyecto  de luminarias que dejaría endeudada a la ciudad y a los oaxaqueños  por más de 15 años. También se advierte de una segunda solicitud  de endeudamiento  para el mes de septiembre.