El presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, se apersonó en la sede del INE para cabildear la defensa de la victoria del candidato del tricolor en Coahuila, Miguel Riquelme, y que está en vilo por un presumible rebase de topes de gasto de campaña.

Acompañado por el representante del PRI ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Jorge Carlos Ramírez Marín, Ochoa Reza habló con el consejero presidente, Lorenzo Córdova, y las consejeras Claudia Zavala y Adriana Favela.

“Estamos completamente convencidos, en el Partido Revolucionario Institucional, que nuestro candidato Miguel Riquelme llevó a cabo toda la campaña respetando los topes máximos de gastos que establece la normatividad. Acudimos a dialogar con los distintos consejeros, con la documentación que acredita, que se respetaron los topes de campaña de manera estricta, y que nos asiste la razón cuando afirmamos que nuestro candidato Miguel Riquelme no rebasó los topes como sí lo ha hecho el candidato del PAN”, sostuvo Ochoa Reza en entrevista.

En la controversia que ha suscitado el tema del pago a representantes de casilla, elemento por el que Riquelme habría rebasado los topes de gasto, el dirigente explicó que los representantes de los partidos políticos llevan a cabo su función después de que terminaron las campañas.

“Es incorrecto contabilizar esa participación como gastos de campaña. El mismo sistema del INE permite que los partidos acrediten, con los formatos establecidos, que los representantes no hayan cobrado dinero alguno para llevar a cabo dicha función”, alegó.

El viernes próximo el Consejo General del INE sesionará para revisar los dictámenes de la Unidad de Fiscalización, y fuentes consultadas en el Instituto confiaron en que, con una votación dividida, prosperen los dictámenes.

De ser aprobados, el asunto llegaría a manos del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.