Monterrey, México .- Con alguno de los 52 mil 839 distintos códigos que dispuso para ello, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), los contribuyentes, principalmente las pymes mexicanas, deberán identificar ahora cada uno de los bienes y servicios que facturen en forma electrónica a sus clientes.

Ésta es sólo una de las exigencias que impuso el SAT con la nueva versión 3.3 de los Certificados Fiscales Digitales por Internet (CFDI), o facturas electrónicas, las cuales entraron en vigor el pasado 1 de julio de manera opcional, aunque el 1 de diciembre serán obligatorias.

Héctor Nava Ramos, presidente del Colegio Nacional de Especialistas en Contabilidad y Medios Electrónicos (Conecme), advirtió que, aun cuando hay esa facilidad fiscal de adoptar este nuevo esquema de facturación hasta el 1 de diciembre, es recomendable hacerlo desde ahora.

“Es imposible migrar al nuevo esquema de facturación de un día para otro, nadie puede pretender hacerlo hasta el 30 de noviembre y además habrá clientes que migren y exijan a sus proveedores la nueva factura desde ya”, expuso.

“Quizá sea más fácil para un médico o un abogado identificar con estos códigos sus servicios dentro de sus facturas porque son menos, pero una ferretería maneja miles de productos y cada uno deberá tener su propio código”.

El emisor debe incluir la fecha, la hora y el lugar de expedición de la factura, que sea congruente con el huso horario de su Código Fiscal, que también deberá incluirse, especificando el tipo de comprobante, es decir, si representará un ingreso, egreso, un traslado, nómina o pago.

Además, la nueva factura deberá exhibir el método de pago si es en una sola exhibición, pero si es en parcialidades habrá un comprobante por el monto total de la operación y después emitir facturas por cada parcialidad con un documento complementario.

Los decimales de cada factura dependerán de la moneda en que se realice el pago y su tipo de cambio, así como establecer la forma de pago, que puede ser efectivo, cheque, electrónico u otro.

La factura deberá reflejar el uso que le dará el receptor, como adquisición de mercancía, gasto o inversión en activo o para deducción fiscal.

La nueva factura sustituye a la versión 3.2, que estaba vigente desde el 2012.

Reforma / Alfredo González