Las rutas del transporte urbano en la ciudad de Oaxaca están saturadas; en algunas de ellas la oferta supera hasta en 68 por ciento la demanda de pasajeros, revela un estudio realizado por la empresa Cal y Mayor.

El diagnóstico elaborado en el año 2005 con el objetivo, entre otros, de definir lineamientos que permitan incrementar la calidad y eficiencia del sistema de movilidad urbana, advierte que la frecuencia de paso está en relación directa con el volumen de pasajeros desplazados en las distintas estaciones de estudio, lo que muestra que la oferta se distribuye en proporción semejante a la demanda.

Sin embargo, las ocupaciones medias observadas en todos los caso son ostensiblemente bajas.

Dentro del estudio, detalla que en algunos corredores como calle 20 de noviembre – Porfirio Díaz la demanda es de 454 pasajeros por hora mientras que la oferta es de 680 plazas; en la Calzada Niños Héroes de Chapultepec la demanda es de tres mil 173 pasajeros y la oferta supera es de seis mil 392 plazas.

En situaciones similares están otros puntos específicos de oferta y demanda del transporte público en la capital del estado: calle Crespo, calle Tinoco y Palacios, carretera Internacional Norte, Calzada Heroico Colegio Militar, Prolongación Valerio Trujano, Calzada Francisco I. Madero y Avenida Eduardo Mata.

Algunos casos son aún más extremos, como la Calzada División Oriente donde la demanda de pasajeros por hora es apenas de 321 y la oferta es superior a las 10 mil 540 plazas por hora, o la Calzada Eduardo Vasconcelos, donde la demanda es de 793 pasajeros y la oferta es de cuatro mil 284 plazas.

El estudio también revela que los trabajadores y estudiantes son quienes más hacen uso del sistema de transporte público. “Se determinó que el motivo de viaje “trabajo”, es el más representativo con un 48.79% sobre el total observado”.

Según la encuesta realizada a 12 mil usuarios, el 23% son empleados públicos, 22% empleados privados, 18% trabajadores independientes, 24% estudiantes, 12% amas de casa, el 1% son jubilados.

El 23% de los pasajeros hacen por lo menos un trasbordo por viaje, con un máximo de tres transbordos en el 0.23% de los casos. Asimismo, el 60.34% considera como “regular” la forma de manejar del conductor, el 30.73% como “bueno”, como “pésimo” el 1.40% y “malo” el 6.42%; en cuanto a comodidad, el 51.96% lo calificaron “malo”, el 15.36% “pésimo” y el 26.54% como regular, sólo el 3.91% lo señalaron como “bueno”.

Para mejorar el sistema del transporte público en la ciudad de Oaxaca, la empresa propuso cuatro alternativas de solución. La primera de ellas era mantener las rutas actuales pero racionalizar la oferta, es decir, el número de autobuses y número de kilómetros que recorren de acuerdo a la demanda.

Una segunda era la reorganización de las rutas; la tercera, un sistema integrado tronco-alimentado con arriles exclusivos, estaciones de integración y estaciones intermedias; y finalmente, un sistema combinado – troncales, alimentadores, directos (sin trasbordo), con carriles exclusivos, estaciones de integración, estaciones intermedias donde se requiera.

La empresa optó por la opción cuatro porque permite una mayor productividad del capital y porque considera la reducción del número de vehículos – camiones urbanos – y kilómetros ofertados de acuerdo con las condiciones de la demanda, conlleva a reducción de costos de capital y de operación.

De acuerdo con el estudio, poner en marcha este sistema de transporte público implicaría una inversión total de mil 651 millones 400 mil pesos.