La varita mágica del psicólogo.

La Psicología día a día

Es bastante común que los pacientes crean que tenemos una especie de varita mágica con la que les hacemos desaparecer todos sus problemas, pues lamento decepcionarlos, pero no la tenemos, al menos no como tal, mágica e instantánea. Pero lo que sí tenemos es una enorme capacidad de escucha, que es quizás la necesidad inmediata del paciente. Escuchar atentamente, comprender, empatizar y no juzgar, son, a mi parecer, las cualidades básicas y fundamentales de todo buen psicólogo, luego están las herramientas y técnicas que utilice para ayudar al paciente a sentirse bien, que tome el control de su vida y asuma que es él quien decide cuándo comenzar a ser la persona que quiere ser, nosotros solo los guiamos.
Me gusta la analogía de la varita mágica, porque es de alguna manera lo que hacemos, con los deseos que el paciente le pediría a un genio, quitando los irracionales, los convertimos en objetivos reales y factibles, los analizamos, clarificamos y armamos el plan para conseguirlos. La parte más complicada para el paciente, es aceptar que su estado psicológico depende de él y luego comprometerse consigo mismo para empezar a ser quien quiere ser.
¿El punto clave? El control de nuestros pensamientos, al menos desde mi punto de vista científico-cognitivo-conductual, el pensamiento positivo es el elemento primordial para el bienestar emocional, el poder de la mente es ilimitado, en ella todo es posible, y si lo es posible en ella, lo puede ser también en la realidad. Estarán de acuerdo conmigo que lo complicado está precisamente en el control de nuestros pensamientos, ya que a veces pareciera que van por libre, haciendo laberintos y marañas de alguna situación, llevándonos al mismo recuerdo o conclusión una y otra vez. Después estos pensamientos nos llevan a sentimientos negativos como la tristeza, desesperación, angustia, etc., y estos sentimientos nos llevan a su vez, a conductas negativas, como llorar, gritar, beber, etc., y todo causado por un pensamiento negativo. Pero no se desanimen porque “nuestro pensamiento se puede controlar” y para ello aquí dejo unos pequeños tips:
* Ejercite su mente con ejercicios de relajación, meditación o con la recién en boga llamada “mindfulness” o “profundo estado de conciencia”, ejercicios que hacen que usted controle su mente, sus pensamientos y pueda llegar a no pensar, que es el máximo nivel de control mental.
* Haga ejercicio, ya que al hacerlo, segregamos la hormona de la felicidad. ¿Qué tal una sesión de box o karate? O cualquiera que implique sacar todo con fuerza y después una sesión de yoga o pilates, estos dos últimos le ayudarán además al control de su cuerpo y de su mente.
* Lleve una vida sana, todo en exceso es malo, tenemos que encontrar un equilibrio en todos los aspectos de nuestra vida (alimentación, diversión, trabajo, gustos, vicios, etc.)
* Sonría más y critique menos, ría, vea más películas de comedia, haga cosas divertidas, atrévase a hacer lo que siempre ha deseado; y si nada de esto funciona, lo espero en consulta.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*