Una razón más del desencanto ciudadano.

Este artículo lo iniciaré con unas sencillas preguntas mí estimado lector, este simple ejercicio es para que reflexionemos: ¿Qué tanto nos interesa lo que sucede a nuestro alrededor y con nuestra propia salud?. Pero también para poder comprender si como ciudadanos hemos generado el muy importante hábito de la crítica constructiva y auto evaluarnos en ello.

¿Qué haría usted en su casa si alguien de repente desaparece los botes de basura en su casa y es difícil llegar a un acuerdo con la persona que tomó tal decisión?, tanto que le lleva días convencerla de que los regrese, ¿dejaría usted que sus hijos dispusieran de sus residuos en donde les plazca? O ¿tomaría medidas para poder disponer de esos residuos en otro lugar en donde no se afecte su hogar ni se amenace la salud de su familia?.

Hace no muchos días vivimos una situación parecida en la ciudad de Oaxaca, nuestra hermosa ciudad capital, para ser más precisos en los días previos a nuestra máxima fiesta. Resulta que a las mafias que tienen secuestrado el sitio de disposición final de Zaachila –que por cierto desde hace unos meses ya volvió a ser un tiradero a cielo abierto- se les ocurrió cerrarlo. No había forma de que los vehículos de recolección, tanto particulares como públicos de los 27 municipios que ahí van a desechar los residuos, pudieran entrar.

Grave crisis, más de siete días sin servicio de recolección. La ciudadanía simplemente optó por la decisión más fácil: Sacar sus desechos a la calle. Pudimos ver que la ciudad y zona conurbada se convirtió en un basurero, por donde sea había montones de “basura” acumulada, la vista era entristecedora y el hedor insoportable. Pero por si fuera poco a algún chistosito se le ocurrió tirar sus desechos al margen del Río Atoyac, a escasos metros de las naves de la central de abasto, a ese chistoso se le unieron otros y otros; total que se fueron acumulando toneladas de “basura” que se pudrieron ahí, liberando escurrimientos tóxicos hacía el ya de por sí insufrible Atoyac y además provocando plagas y emisiones peligrosas para la salud y el ambiente.

Doble contingencia la que se generó por omisión: una ambiental y otra de salud. Se imagina usted toda esa acumulación maloliente a escasos metros de donde se compran y venden la mayor parte de las frutas y verduras que se consumen en la ciudad y zona conurbada, amén de otro tipo de productos que consumimos los ciudadanos de esta demarcación. Seguro que a nuestras mesas llegó algún producto expuesto a esa contaminación.

El asunto de fondo no es el comportamiento del ciudadano, al que no debemos quitar culpa, una gran parte de personas actuaron de forma desesperada, aunque también hubo quienes lo hicieron bajo consigna y aprovechando la coyuntura para sacar raja política.

Lo he dicho muchas veces, el compromiso de los gobiernos es de suma importancia en el cuidado del medio ambiente y la mitigación de los efectos del cambio climático. En ello muchos Estados y gobiernos alrededor del mundo han invertido grandes cantidades de dinero, en el caso del gobierno del municipio de Oaxaca de Juárez simplemente no hay voluntad o no existe capacidad de planeación.

El asunto del intermitente cese del servicio en el sitio de disposición final ubicado en Zaachila no es un tema nuevo, lo mismo ha ocurrido desde hace ya varios trienios, lo que me lleva a pensar en que la experiencia del actual Edil municipal debió haberse impuesto en este asunto, desde el inicio de su nueva administración e incluso antes debió prever que tarde o temprano en su ejercicio sucedería esto y se vería ante una situación complicada, entonces: ¿por qué no tomar decisiones anticipadas?; ¿por qué no buscar alternativas que dieran solución emergente al problema?.

Además de esto, una vez abierto el sitio en mención, se tardaron varios días en poder limpiar la zona, incluso aún podemos ver en algunas calles y colonias en las que no han sido limpiados los residuos del todo y de forma regular.

Señores: el encuentro de soluciones es una urgencia ciudadana, cuando una persona se postula para gobernar debe hacerlo pensando en que esta cuestión es prioridad, lógicamente cuando el ciudadano sale a votar también debe pensar en ello.

@JErnestoRuiz
Ernesto Ruiz
gecko.ruiz@gmail.com

1 Comentarios

  1. Aunado a que como ciudadanos no tenemos la cultura de las 3 R, reducir, reciclar y reutilizar, además de que siendo sinceros, el ser humano es el peor de las plagas, si la gente continúa reproduciéndose sin control, entonces más desechos y contaminación, por favor, oaxaqueños, planifiquemos la reproducción descontrolada y también el manejo de los desechos.
    o que mundo le dejarán a sus nietos?

Los comentarios están cerrados.