El mundo deportivo y el narco

Desde el ídolo del boxeo mexicano Julio César Chávez, el goleador de la selección nacional Jared Borgetti, dueños de equipos de futbol y promotores como Guillermo Lara, son parte de los personajes del mundo deportivo que han sido relacionados con el narcotráfico.

El caso más emblemático es el del sinaloense Chávez, quien fue señalado como amigo y socio de Francisco Rafael Arellano Félix, líder del cártel de Tijuana. En tanto, Julio César Chávez Jr. está casado con Frida Muñoz, quien fue pareja sentimental de Édgar Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán.

Tras el homicidio de su hermano Rafael en junio pasado, JC dijo que no pediría la ayuda de sus amigos narcotraficantes para esclarecer el caso.

El ex delantero Borgetti, originario de Culiacán, Sinaloa, también fue involucrado con la familia Arellano Félix cuando el semanario Zeta publicó en 2013 fotografías en las cuales aparecía en una fiesta de cumpleaños del capo.

Omar Chávez, hijo menor de JC, también se encontraba en esa reunión. Arellano Félix fue asesinado en ese acto al ser baleado por un hombre vestido de payaso.

El ex futbolista Juan David El Mágic Mendoza fue ultimado a balazos el 2 de noviembre de 2008 cuando manejaba una camioneta Range Rover –de Omar Caro Urías (personaje que está en la lista del Departamento del Tesoro de Estados Unidos)– al salir del estacionamiento del estadio Tres de Marzo, en Zapopan, Jalisco, después de ver un partido entre Tecos y América.

Al momento del ataque, Mendoza estaba acompañado por el ex futbolista Miguel Ángel Zepeda Espinoza y Raúl Flores Castro, hijo de Raúl Flores Hernández, presunto narcotraficante con el que fue ligado Rafael Márquez.

Otros jugadores

Omar Gato Ortiz, ex portero de Monterrey, fue detenido en 2012 al ser acusado de ser parte de una banda de secuestradores en el municipio de San Nicolás de los Garza.

Daniel Flores Gómez, jugador del equipo filial de Xolos de Tijuana en segunda división, fue arrestado en abril pasado al intentar cruzar la frontera entre México y Estados Unidos con un cargamento de metanfetaminas.

Empresarios y promotores

El empresario Carlos Ahumada obtuvo 94 mil dólares de grupos del crimen organizado cuando era dueño de los planteles de Santos y León, afirmó en 2012 la cadena colombiana RCN y MundoFox.

El caso de Ahumada está relacionado con el narcotraficante José Tirso Martínez, quien fue detenido en 2014 por nexos con el cártel de Juárez y por lavado de dinero a través de los equipos Querétaro, Irapuato y Celaya.

RCN y Mundo Fox señalaron que la Agencias Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) alertó a las autoridades de México que el narcotráfico colombiano se infiltró desde hace años en el futbol nacional para lavar dinero.

El caso de Tirso Martínez fue vinculado con el promotor Guillermo Lara, quien en la década de 1990 fue declarado por la Federación Mexicana de Futbol persona non grata por un fraude.

El promotor fue investigado en 2004 por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República por supuestos nexos con narcotraficantes colombianos.

No obstante, Lara está vigente en el mundo del balompié como uno de los dueños del club Celaya. Al intentar localizar al promotor, el jefe de prensa del equipo confirmó que Lara es propietario, aunque se negó a revelar los nombres de los otros accionistas.

Dueños de equipos

Amado Yáñez, ex dueño del club Querétaro y socio mayoritario de Oceanografía, fue detenido en 2014 por lavado de dinero, al tiempo que fue acusado de fraude por más de 500 millones de dólares a Banamex.

Jorgealberto Hank Inzunza, dueño del equipo de Xolos de Tijuana, carga con la dañada reputación de su padre, Jorge Hank Rhon, quien ha sido señalado de lavado de dinero a través de una red de juegos y apuestas, así como por haber sido detenido en 2011 por posesión de un arsenal de 88 armas.

Wenceslao Álvarez, dueño del equipo Mapaches de Nueva Italia, de la segunda división, fue detenido en 2008 en las instalaciones del club América en Coapa, cuando su plantel disputaba un duelo de la categoría. El directivo fue acusado de tener nexos con La Familia Michoacana y Los Zetas.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*