La Seguridad Perdida /Orden y Ley en Basurero /¿Podrán los Delegados?

La situación de seguridad pública en Oaxaca integra desafíos en las áreas de derechos humanos, procuración de justicia, seguridad personal y Estado de Derecho, concluye el análisis de indicadores sustantivos que ofrecen un escenario sobre el estado que guardan la seguridad y la justicia que salvo excepciones, muestra deterioros producidos en el periodo 2012-2016.

Al cumplir 100 días al frente de la Fiscalía General del Estado, Rubén Vasconcelos Méndez advirtió que el análisis de los datos duros muestra a Oaxaca, durante esos años, perdiendo posiciones en las listas nacionales en rubros sensibles a la seguridad y justicia.

Los estudios y encuestas desarrollados por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y demás análisis internacionales, coinciden en que Oaxaca registra una problemática de seguridad y justicia, cuyo deterioro se agudizó en los últimos años.

En el diagnóstico se confirma que los homicidios dolosos en los últimos cinco años evidencian parte del deterioro en la seguridad del estado, pues tan sólo del 2012 al a 2016 la tasa de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes incrementó un 79 por ciento.

El propio fiscal ya reconoció que fenómenos delictivos como el narcotráfico, la migración o la trata de personas son delitos que llegan, en parte, desde afuera y podrían significar cambios coyunturales en los índices de seguridad.

Sin embargo para medir la seguridad interna y la eficiencia de las políticas públicas en materia de prevención existen delitos que se generan exclusivamente dentro del contexto social existente en la entidad; delitos como el robo a casa habitación, violación, robo en carreteras o ganado sirven para medir los niveles de inseguridad causada por factores internos.

Como se observa, el homicidio doloso y la violación, muestran patrones ascendentes por lo que la Fiscalía asume y reconoce que debe fortalecer su desempeño ante los fenómenos de delincuencia que se han venido generando durante los últimos años, donde su gran reto es combatir la impunidad.

… A VUELO DE PÁJARO

La propia Fiscalía admite que a partir del 2006, aumentó entre la sociedad el sentimiento de indefensión, incertidumbre y desconfianza hacia las instituciones de gobierno. Es indudable que la gobernabilidad y política interna en la entidad, los distintos conflictos municipales, electorales, territoriales y agrarios, las movilizaciones sociales y magisteriales, así como sus diferentes expresiones y manifestaciones, registradas con mayor frecuencia en estos últimos años, han socavado la confianza en las instituciones.

Ley y orden

Al margen de una solución en el conflicto que se vive en el basurero municipal en la agencia Vicente Guerrero de Zaachila, el Gobierno del Estado debe revisar el cierre definitivo del tiradero y emprender un nuevo proyecto que permita resolver de fondo este problema que prácticamente ahoga a los habitantes de la capital y de municipios conurbados. Debe empezar a poner orden en ese asentamiento donde ahora los que lograron sacar a los malandrines del Frente Popular 14 de Junio, pretenden imponer sus condiciones. No sólo se trata de aplicar la ley y deslindar responsabilidades, también de evitar que organizaciones delictivas con banderas sociales lleguen al chantaje de exigir dinero para no seguir atizando el fuego.

Agazapados

Desde hace mucho, los adheridos al Frente Popular 14 de Junio y de la Confederación Nacional de la Productividad (CNP), acusaron que personas ajenas, entre ellas, Flavio Sosa Villavicencio, se convirtió en el titiritero para manejar a sus intereses el conflicto, sin otro objetivo que el de alcanzar beneficios económicos. Hoy mientras unos exigen que se “extermine” a los seguidores de “Pancho Mugres”, otros presionan con movilizaciones para obtener dinero y amenazan con no liberar las instalaciones del basurero.

4 Fantásticos

Existe una leyenda en la comunidad de San Martín Tiljacate que ya se plática de boca en boca para evitar que se pierda. Resulta que hace algunos años, aparecieron cuatro avecindados a quienes más tarde las autoridades animales les entregó su acta de posesión de una amplia extensión de terreno. Con el argumento de que se destinarían al nuevo basurero de Oaxaca de Juárez, vendieron al Gobierno del Estado con 12 millones 500 mil pesos, pero al final, la venta se concretó en 8 millones de pesos, dos millones para casas uno de ellos.  Hoy nadie sabe nada y se espera que la Contraloría haga algo al respecto.

¿Podrán?

Rindieron protesta los nuevos coordinadores regionales y delegados de Gobierno tras varios meses de que prácticamente vivieron en el “limbo”. Con el llamado a trabajar con honradez y transparencia, promover y apoyar los programas impulsados por el gobierno en las comunidades, respetar la igualdad y derechos de pueblos indígenas, desde ayer ya tienen sus tareas. La gran interrogante es si muchos de ellos tendrán la capacidad de cumplir con la tarea encomendada.

Volveremos…

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*