Tras el sismo, psicosis en Oaxaca por rumores e inseguridad

Pedro Matías

OAXACA, Oax. (apro).- Los sobrevivientes del terremoto que dejó un saldo preliminar de 78 muertos, un millón de damnificados, 16 mil viviendas, edificios públicos y privados dañados y 89 templos colapsados, ahora viven en psicosis por la incertidumbre generada en redes sociales ante un supuesto temblor de grandes magnitudes, pero sobre todo por la inseguridad que los acecha.

En la Séptima, Octava y Novena Sección de Juchitán, la gente comenzó a armarse de palos, machetes y piedras para protegerse en las noches de los “roba chicos”, el pillaje y “la gente mala”.

Mujeres damnificadas en la Octava Sección tienen una representación de su Niño Dios en la banqueta para que los proteja ya que –dicen– tiene poder porque libró el terremoto. Por ello, le piden que los cuide pues “andan robando a los niños, tampoco dormimos anoche porque tenemos miedo. Imagínate que la gente ya se quedó sin nada y todavía nos quieren quitar a nuestros nenes”.

Y es que durante la noche de ayer circuló el rumor que personas que viajaban en una camioneta alertaban de un supuesto terremoto para que la gente abandonara sus casas y así poder saquearlas, cuentan unos damnificados.

Para otros, su prioridad dejó de ser el apoyo humanitario; ahora lo que piden es que les pongan vigilancia porque “andan robando los niños”.

También contaron que no quieren dejar sus viviendas solas ante el temor del pillaje y de que los delincuentes les roben las pocas cosas que quedaron en pie.

El activista y artista Rodrigo Tadeo López Lolo, reconoció que la gente ya está alerta ante los rumores de violencia y asaltos. “La gente nos custodiaba con palos, machetes, palas y piedras para poder pasar en lugares recónditos de la Séptima Sección para repartir avena, café y galletas”.

Ana Hernández, asistente del pintor Francisco Toledo, manifestó que la noche del lunes 11 “estuvo feo porque empezaron a vocear que querían asaltar y toda la gente que está durmiendo en la calle, toda la gente se reunió y entró en pánico. Fue mucho el griterío”.

El portal de noticias Cortamortaja publicó que se generó una “crisis colectiva” por rumores en redes sociales y en la Novena y Séptima Sección los vecinos se organizaron con piedras, palos, machetes y algunas armas de fuego, al enterarse de que un grupo de personas en una camioneta blanca estaban robando niños.

Ante tal panorama, los vecinos comenzaron a organizar guardias por zonas, pero la crisis emocional aumentó hasta llegar al punto de que algunos pobladores hicieron disparos al aire, con la intención de ahuyentar a los “roba chicos”.

La situación caótica nocturna subió aún más de tono cuando en las mismas redes sociales circuló la información de que en diversos puntos de la ciudad se daban enfrentamientos con ladrones y secuestradores por dichos disparos, lo que motivó la movilización policiaca en la ciudad, sin ningún resultado.

Proceso

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*