Estos migrantes centroamericanos hacen labores de rescate por el sismo en Oaxaca

Unas horas después de que un fuerte sismo sacudiera México, un grupo de migrantes centroamericanos regresó al albergue Hermanos en el Camino, en el sur de Oaxaca. Habían pasado todo el día despachando fruta en Juchitán, uno de los municipios más afectados por el terremoto. “Les contaron a los demás migrantes que había mucho escombro e incendios; cuando escucharon eso me dijeron que querían ayudar a la gente”, dice Ernesto Castañeda, coordinador del albergue, a Verne vía telefónica.

“Hemos recibido mucho apoyo de la gente, queremos apoyarlos a ellos”, explica Wilson Alonso, migrante de Honduras, en entrevista con Verne. “Gracias a que nos han visto, la gente nos está apoyando (en las labores de rescate) y así seguimos ayudando”.

Desde el viernes pasado y hasta este lunes, un grupo de aproximadamente 45 migrantes realiza principalmente labores de remoción de escombros y reparticiones de víveres. Una fotografía de los voluntarios, tomada por uno de ellos en Juchitán, registra más de 6.000 retuits y 9.000 favoritos en tres días.

Castañeda asegura que se sorprendió por la iniciativa de los habitantes del albergue. “Su actitud me rebasó. Yo estaba atendiendo cuestiones del albergue: los daños, las fallas de comunicación que dejó el sismo “, comenta. “Ellos querían salir a ayudar y ahora estamos coordinando los viajes a las zonas afectadas”.

Los voluntarios realizan estas labores en Ixtepec, donde se ubica el albergue y otros de los municipios más afectados como Juchitán, Ixtaltepec e Unión Hidalgo. Castañeda dice que las autoridades municipales también han solicitado su ayuda para cavar tumbas para las víctimas en los panteones y transportar a heridos y enfermos a centros de salud.

“Estamos quitando todo lo que estorba y le ayudamos a la gente a rescatar objetos de sus casas, como ollas, cosas de la cocina y objetos de valor, de oro y plata”, dice Wilson Alonso, de 24 años. “Los apartamos y luego se los entregamos. Ellos no pueden sacar esas cosas solos”. El hondureño llegó a México entre julio y agosto y desde entonces habita en el albergue en donde espera trámites para obtener permisos migratorios.

Joel Álvarez, de 29 años, también de Honduras, dice a Verne que él se sintió identificado con las víctimas del desastre. “En mi niñez viví un terremoto y pues se sufre mucha tristeza”, comenta. “Por eso decidí colaborar. Se necesita mucho apoyo”.

Hasta el lunes, el Gobierno mexicano ha registrado 96 fallecidos a causa del terremoto, 76 de ellos en Oaxaca. Algunos de los municipios más afectados por el sismo, también son algunos de los más pobres del país.

Estas zonas sufren de escasez de alimentos, servicios básicos y canales de comunicación desde que el sismo comenzó en la noche del pasado jueves. Cientos de hogares colapsaron a causa de la magnitud de 8,2 grados, uno de los terremotos más severos en la historia de México. Hermanos en el camino continúa recibiendo donaciones en especie y de dinero para continuar con las labores de rescate.

El albergue, fundado en 2007 por el padre Alejandro Solalinde, recibe a los migrantes indocumentados provenientes de la frontera sur de México. La mayoría llega al país en su camino a Estados Unidos.

 

Verne

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*