Hasta el 10 de octubre, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sabrá cuánto recibirá de indemnización por el bono catastrófico que contrató para solventar los daños que se generaron por el sismo que sacudió a varias entidades del país el pasado siete de septiembre, informó Óscar Vela, titular de la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social de Hacienda.

“El 10 de octubre se conocerá si se activa el bono y el monto del mismo (…) se tiene una suma asegurada hasta por 150 millones de dólares y es el monto máximo que se puede obtener del seguro catastrófico”, dijo en entrevista.

Refirió que, a través del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) –que fue creado en 1996- se administrarán los recursos que se perciban del seguro catastrófico, para que a su vez sean entregados a los damnificados.

“Las coberturas catastróficas ayudan a fortalecer el Fonden, hoy dicho fondo cuenta con los recursos inmediatos para cualquier emergencia. Luego viene una segunda parte donde el Fonden se pone de acuerdo con las dependencias de gobierno correspondientes para hacer llegar los recursos, como las que se encargan de la reconstrucción de viviendas”.

Detalló que el bono catastrófico es un instrumento de deuda que controla el Banco Mundial, el cual se puede usar en caso de que un país registre un desastre natural.

De acuerdo con información de la SHCP, el bono catastrófico fue renovado en agosto de 2017, está diseñado para potenciar los recursos del patrimonio del Fonden hasta en 360 millones de dólares: 150 en el caso de sismo, 100 millones de dólares en caso de sismo y 110 millones para huracanes que impacten las costas del Océano Atlántico y Pacífico, respectivamente.

“El pago de indemnizaciones del Bono Catastrófico al Fideicomiso Fonden se activa con base en los parámetros de intensidad y ubicación publicados por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés), en el caso de sismo o bien el Centro Nacional de Huracanes (NHC por sus siglas en inglés), por lo que no se requiere la valuación de daños para la activación del pago”.

El seguro de exceso de pérdida (seguro catastrófico),renovado en julio de 2017, tiene una suma asegurada de 5,000 millones de pesos y se detona cuando los daños superan los parámetros establecidos.

No Acudirán al Apoyo Internacional

Vela comentó que ante la experiencia que tiene México para enfrentar desastres naturales, el gobierno federal no solicitará el apoyo de organismos internacionales como el Banco Mundial para que los ayude a administrar y distribuir los recursos del seguro catastrófico a las zonas más afectadas.

“México tiene toda la experiencia para dar seguimiento a desastres naturales como pasó con los huracanes Ingrid, Manuel y Patricia (…) se cuenta con una estructura que ha funcionado, estamos en un proceso de analizar los recursos para reparar los daños y sea lo más pronto posible”.

Acotó que desde la semana pasada está funcionando al 100% toda la maquinaria de apoyo y flujo de recursos que tiene el gobierno federal para ayudar a las zonas más afectadas como Juchitán, Oaxaca.

El funcionario recalcó que el Fonden cubrirá de manera permanente cualquier daño que se genere por el sismo del pasado siete de septiembre y las replicas que le sucedan. “Toda la infraestructura que haya sido afectada por el sismo, será cubierto por el Fonden”.

Recursos del Fonden están Blindados

El Fonden tiene un carácter jurídico que blinda los recursos que se le presupuestan cada año, es decir, el gobierno federal no puede utilizar dichos recursos para ninguna otra cosa, más que para enfrentar desastres natrales, aseguró Vela.

“Este fondo está únicamente dedicado para enfrentar siniestros, cuenta con reglas de operación que son seguidas por un Comité integrado por la SHCP y la Secretaría de Gobernación. Estas reglas establecen cómo se distribuyen los recursos a las entidades afectadas y después se da un monitoreo de los mismos. Además está sujeto a revisión de la Auditoría Superior de la Federación”.

Para 2018, el gobierno propone que se asigne a este Fondo 6,644 millones de pesos, con los que se tendrán recursos totales del orden superior a los 15,000 millones de pesos para hacer frente a los daños generados por el sismo del pasado siete de septiembre.

 

El Economista