Santa María Xadani. A escasos metros de la explanada municipal se ubica el comedor familiar de Na´ Vicenta, como todos le llaman en este pequeño poblado. Un lugar que ha recibido a personalidades de la política, actrices, actores atraídos por el rico sazón de la mujer de alrededor de 65 años.
En medio de una gran cocina, que hoy luce un poco desordenada se encuentra Na´Vicenta, sonriente, amable y sencilla recibe a la poca clientela que ha llegado a este lugar después del sismo de 8.2 que devastó a los 41 municipios del Istmo de Tehuantepec.
Sobre las paredes del comedor cuelgan fotos tomadas con Francesca Guillén, Manuel Landeta, Ivette Morán, el mismo Eviel Pérez Magaña quien no resistió al sismo porque fue de los únicos cuadros que cayó al suelo con el movimiento telúrico, los demás no sufrieron percance alguno.
Na´Vicenta se acomoda en una de las mesas dentro del comedor y atiende a este medio de comunicación. Coloca sus manos fuertes sobre la mesa con un mantel de plástico azul como si tratara de detener sus recuerdos. Y de esta forma empieza a relatar cómo vivió el sismo de 8.2 que derrumbó miles de viviendas en el Istmo y dejó 78 muertos.
A mí me fue bien. Se afectó mi casa, pero mi negocio, que es toda mi vida permanece de pie.  Dice la mujer de manera optimista.
¿Le ha llegado la ayuda?
Sí, gracias a dios aquí nos han traído alimentos para quienes carecen de ellos, también víveres. Y Na Vicenta señala a unas cuadras de su casa donde permanece en la explanada municipal una mesa en donde hay ropa y zapatos donados. También un comedor comunitario del ejército.
Los pequeños ojos de la mujer se llenan de agua, traga saliva para poder contener la impotencia y la tristeza, cuando ve a los niños y niñas llevar una cubetita para recoger algo de comida para sus padres quienes se niegan a ir al comedor.
Por este comedor familiar ha pasado el mismo Gobernador Alejandro Murat Hinojosa y su esposa Ivette Morán de Murat cuando aún era candidato al gobierno de Oaxaca. También pasó en esos tiempos el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz y en sus mesas el Secretario de salud Mikel Arreola.
Na´Vicenta clama ayuda por su gente, que se reactive la economía de la población y que las casas destruidas puedan reconstruirse la brevedad.
Una blusa negra de flores rojas, su enagua verde y un delantal blanco visten a esta mujer de rostro cálido, habla de la buena suerte y de la protección que le dio dios para no quedarse atrapada en su casa. Su techo colapso pero sin mayores daños ni vidas que lamentar y eso es precisamente lo que ella agradece.