Treinta y dos años después del terremoto que sacudió a la ciudad de México, en 1985, se repitió otro causando igual o peores daños a la capital del país y, repetidamente, se han vuelto a manifestar las escenas de solidaridad y dolor con las víctimas –unos que no han podido ser rescatados, otros sepultados- que repiten el mismo escenario de tragedia ante fenómenos naturales inevitables.
Junto a ciclones y sismos, la humanidad también reflexiona si este tipo de acontecimientos pudieran evitarse; se habla ya del calentamiento global que unos aceptan y otros no; de que si se pueden predecir los sismos, si funcionan o no las alarmas, que como el ocurrido este 19 de septiembre en la capital del país, sonaron al mismo tiempo que el sismo lo que impidió que a mucha gente no le diera tiempo abandonar los lugares donde se encontraran.
La lucha entre los fenómenos naturales y la ciencia avanza. Los ciclones son detectados a tiempo y permitir tomar medidas de prevención oportunas, en tanto que no ocurre hasta ahora es con los devastadores terremotos. En la ciudad de México, como en todo el país, concluía ya el simulacro cuando llegó el sismo que devastó la CDMX y de cuyas consecuencias, catastróficas según se ve, no se ha podido dar cuenta.
Otras regiones del país, como es el caso de Morelos, sufren las consecuencias de la devastación; el Istmo de Tehuantepec se encuentra en plena etapa de reconstrucción, y los damnificados duermen, como seguramente también ocurrirá en la ciudad de México, en las calles, presos de temor ante posibles réplicas o por la acción de malandros que se aprovechan de esta situación para despojar de lo poco que le queda a las víctimas.
Lamentablemente, junto a la solidaridad y el apoyo de miles de voluntarios, han aparecido grupos de delincuentes que hurtan víveres, pertenencias, y cometen ilícitos a la población golpeada, sin faltar quienes realizan lucro político u obtienen ganancias indebidas aprovechando la buena fe de los donantes y la necesidad de los afectados con el fenómeno natural, por lo que, de la misma manera como se realizan los simulacros, deberían impartirse cursos de solidaridad en momentos difíciles para la población.
Afortunadamente son más los que apoyan, pese a los inconvenientes, pero se necesitan más.
TURBULENCIAS
Detienen a dos de finanzas de Cué
Gerardo Cajiga Estrada y Enrique Arnaud Viñas,  secretarios de Finanzas del ex gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, fueron detenidos este 19 de septiembre a las 13horas; uno en la ciudad de México y otro en la capital del estado, por peculado por 2,000 millones de pesos, misma cantidad que el gobierno del estado reportó como déficit en las finanzas públicos, y la misma cifra que el ex secretario de Gobierno, Jesús Martínez Álvarez, denunció que hace 4 años depositó en su cuenta personal Cajiga en un banco de Oaxaca. Cajiga se desempeñaba, en el momento de su detención, como alto ejecutivo del Banco Interacciones, en donde seguramente era accionista con los recursos públicos que sustrajo del devastado estado de Oaxaca. Ya en buen recaudo la sociedad espera el arribo a prisión del ex mandatario oaxaqueño, perredista, y que arribó al poder estatal apoyado en una coalición partidista. ¿Podría haber mensaje?
www.revista-brecha.com
asorianocarrasco@yahoo.com