*Se depositará  dinero en las tarjetas para que compren material de construcción, detalla el Presidente 

Alberto Ortiz / Agencias

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto anunció aquí en Santiago Niltepec, la entrega de recursos a la población afectada por el sismo del 7 de septiembre en Oaxaca, a través de una tarjeta.

Durante el  mensaje a los pobladores dijo que en el plástico  podrán disponer de recursos en efectivo para pagar la mano de obra para la reconstrucción de las viviendas, aunado a los mecanismos de empleo temporal previstos para este fin.

En la plaza principal de la población ubicada en el Istmo de Tehuantepec, indicó que las tarjetas contendrán el nombre y el folio del censo que se hiciera para evaluar los daños de casas y comercios.

Junto al gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa pidió a las mujeres, vigilar que los recursos sean destinados para la reparación y reconstrucción de las viviendas.

Aseguró que las tarjetas serán entregadas por servidores públicos y pidió a la población vigilar que no haya intermediarios, “no entregarlas a ningún líder y que las reciban directamente las familias”.

Junto a integrantes de su gabinete apuntó que también se contempla dar apoyo a los locales comerciales, a través de la Secretaría de Economía.

El jefe del Ejecutivo Federal aseguró que se acelerarán las labores de remoción de escombros y limpieza para que en tres meses se reconstruyan las viviendas y las comunidades tengan “año nuevo y vivienda nueva”.

Subrayó que no abandonará a los estados de Chiapas y Oaxaca y que para ello, funcionarios del gobierno federal han permanecido para supervisar el flujo del apoyo, la instalación de centros de atención y albergues.

Reconoció que la reconstrucción tomará varias semanas para recuperar las viviendas afectadas, pues estas dos entidades son las que más resintieron el sismo del pasado 7 de septiembre.

Adelantó que la próxima semana también dará a conocer los mecanismos financieros que se utilizarán para el apoyo, entre los que se encuentra el Fondo Nacional de Desastres Naturales y otros mecanismos que requerirán la aprobación de los congresos locales.