Los futbolistas de Guadalajara y Lobos aparecieron en el medio campo del estadio de Chivas. Intercalados uno y otro jugador de cada equipo, con el puño en alto, como señal de vida y esperanza, los 22 elementos que arrancaron el primer partido de la Jornada 11 guardaron un minuto de silencio en honor a las personas que perdieron la vida tras el terremoto del pasado de 19 de septiembre.

Después, se entonó el himno nacional mexicano y ambos equipos sostuvieron juntos una manta con la leyenda “Hoy más unidos que nunca”. Todo este homenaje fue presenciado por los 20,707 aficionados que llegaron a las tribunas de la casa del Rebaño, lo que representó una ocupación de 41.5% de las 49,850 butacas del inmueble.

Ya en el plano deportivo fueron los Lobos los que se quedaron con los tres puntos, resultado que les permitió llegar a 14 unidades y tomar un gran respiro en la tabla porcentual, además de meterse en la pelea por puestos de Liguilla. Por su parte, Guadalajara, el actual campeón de la Liga MX, se quedó con nueve puntos de 30 posibles y comprometió sus oportunidades de llegar a la siguiente ronda para así poder defender su corona.

Luis Advíncula puso en ventaja a los dirigidos por Rafael Puente al minuto 21 para que después, en el segundo tiempo, llegara un par de golazos. Primero Rodolfo Pizarro mandó un riflazo cruzado que se incrustó en el ángulo del arco visitante, y más tarde, al 84, Amaury Escoto se lanzó de chilena para darle la victoria a su equipo con una de las anotaciones que peleará por ser la mejor del Apertura 2017.

En Puebla, uno de los estados más afectados por el sismo, el cuadro camotero perdió 2-1 ante el Atlas y minutos depués del encuentro se anunció el cese de Rafael García como entrenador de La Franja.

Moisés Muñoz cometió un grave error que al final dejó con las manos vacías al Puebla, último lugar de la Tabla General. Cabe destacar que luego del terremoto de la semana pasada, los seguidores poblanos asistieron en reducido número al Cuauhtémoc, inmueble que lució semivacío.

Luego de que ambos equipos guardaran un minuto de silencio, con la bandera de México al frente y sus puños en alto, sobre la cancha fueron los rojinegros los que impusieron condiciones. Fue Juan Vigón quien abrió el marcador luego de mandar un disparo sin potencia, justo adonde estaba colocado Muñoz, guardameta que no supo cómo atacar la pelota, para terminar regalando un rebote y ver cómo se le escurrió la pelota entre sus piernas a los ocho minutos.

Al 19’, Lucas Cavallini puso el 1-1 parcial, para que finalmente en el complemento Matías Alustiza, quien acababa de ingresar de cambio, pusiera cifras definitivas al cobrar un tiro libre que desvió Patricio Araujo, luego de que se volteara en la barrera. Con un par de emotivos homenajes, dos grandes goles y un error que sepultó a Puebla, se puso en marcha la Jornada 11 del Apertura 2017, primera fecha tras el sismo que sacudió a todo México.

 

El Economista