Los sismos enseñan

SENDERO

En los diferentes momentos en que dialogan los miembros de la Red Cultural para la Fraternidad Humana con el Gurú Javier Eugenio Ferrara, el tema de los sismos es inevitable, además siguen las réplicas y tiembla precisamente cuando el Maestro está frente a los discípulos. Es sábado 23 en que los acuarianos celebran su reunión trimestral en el Centro de Capacitación Cultural para el Desarrollo Integral, con sede en Coatepec, Veracruz.

Hay preguntas y respuestas, así como reflexiones en torno de lo que está pasando con las familias afectadas por los terremotos y lluvias  en la Ciudad de México y los estados de Morelos, Puebla, Chiapas, Oaxaca, donde hubo pérdidas de vidas humanas y patrimoniales. En el lugar conocido también como ashram, hay presencia de oaxaqueños en el encuentro regional, que sirve para enriquecer vivencias, además de convivir y conocerse aún más entre veracruzanos y participantes de otras entidades. Hicieron una pausa en sus actividades locales propias de la red y las de solidaridad con las víctimas de los sismos y lluvias.
El Gurú señala que los seres humanos estamos íntimamente vinculados con el Universo, con la naturaleza. Vivimos en un sistema interactivo, en que tenemos que buscar y encontrar espacios y medios de sobrevivencia donde no nos pongamos tanto en riesgo. Los fenómenos naturales, como los sismos, tifones y tsunamis enseñan para aprender a vivir con la naturaleza, con nuestra madre Tierra;  tenemos que entrar a nuevos códigos de respeto con ella.
En las reuniones surgieron  comentarios sobre las construcciones de edificios públicos y privados hechas en la Ciudad de México y en  regiones  afectadas, donde las autoridades fincarán  seguramente responsabilidades contra quienes las realizaron y desde luego las autorizaron. Hay una falta de ética, tanto en los constructores como en el gobierno, como están aflorando las cosas. Tendrá que aplicarse la ley, como es el clamor popular.
Pero no hay que quedarnos en la tragedia, recomienda  el Maestro Javier Ferrara, pues el ser humano tiene la fortaleza suficiente para levantarse. La  historia de la Humanidad nos muestra muchos ejemplos sobre  las posibilidades de levantarse una y otra vez. Hay que ubicarnos,  aprender de estas experiencias. Los pueblos salen adelante cuando cultivan valores y trabajan en solidaridad. Los sismos, en este caso, son llamadas de atención y hay que atenderlas, procurando  proyectos viables que no signifiquen ningún riesgo para el ser humano.
En estas reuniones trimestrales, los miembros de estas organizaciones distribuidas por sectores en el país y el mundo, comparten conocimientos y experiencias de vida para lograr una buena salud y elevar niveles de conciencia. En esta ocasión estuvieron representantes de la Cuenca del Papaloapan y Valles Centrales por Oaxaca; Villahermosa, Tabasco; Tijuana, Baja California; Orizaba, Jalapa, Coatzacoalcos, Coatepec, Poza Rica y el puerto de Veracruz, por parte de esta entidad. Es una forma ordenada y entusiasta de convivir y aprender con la guía de los Gurús y de quienes llevan un tramo avanzado en el camino, en la adquisición o la recuperación de un nuevo estilo de vida.
La hermandad oaxaqueña llevó dos talleres para compartir, el de macro organismos y micro organismos para la composta, tan recomendable en estos tiempos, y el de hidroterapia, una forma muy práctica de procurarse salud al alcance de nuestras posibilidades. Ofreció también un estudio,  de mucha importancia, sobre la importancia de los ciclos circadianos para aprender a vivir de acuerdo con nuestro reloj biológico.
Otro Gurú explicaba que un ashram no es precisamente un hotel, albergue o lugar de vacaciones, sino un espacio donde se vive de una forma ordenada, fina e inteligente, para que las personas vayan soltando, limpiando, purificando, tanto el cuerpo físico como el mental y emocional, de los residuos que nos trae nuestra manera de vivir y también de la herencia familiar, social y cultural que traemos.
El próximo mes de noviembre, el Gurú Carlos Moisés García estará en la ciudad de Oaxaca y en la zona de Puerto Escondido.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*