Hay 230 muertos en Ciudad de México por los sismos, pero no hay ningún constructor o funcionario público responsables, y menos detenidos. Supuestamente hay varios expedientes abiertos por homicidio no intencional y otros delitos menores en la procuraduría del Distrito Federal. La procuraduría depende del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien tiene mando sobre todas la dependencias y funcionarios que deberían estar sujetos a investigación, comenzando por el titular de Seduvi, Felipe de Jesús Gutiérrez, y su antecesor, Simón Neumann. Sería una frustración que tantas muertes, tantos heridos, tanta destrucción quedaran impunes. ¡Cómo hace falta el fiscal anticorrupción independiente que no han podido designar en el Senado! Este sería un caso que podría llevar. Pero precisamente porque no les conviene, los políticos tienen congelado su nombramiento.

¿Ya huyó?

La declaración de Mónica García Villegas, dueña y directora del Colegio Enrique Rébsamen, es una pieza clave en la investigación del presunto uso de documentos falsos para la ampliación de la escuela; la cuestión es que no asistió ayer a la cita que le hizo la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México. Los padres de familia piensan que Mónica se dio a la fuga ya que este miércoles se cumplirá una semana desde que tuvieron la última comunicación con la directora a través de un mensaje de WhatsApp, en el que García Villegas se disculpaba con ellos por el malentendido del pago de las colegiaturas con puntualidad. Si la señora ya huyó, se fue con el dinero de las colegiaturas, pues numerosos padres de familias pagaron por adelantado, inclusive el año completo.

La Jornada / Dinero / Enrique Galván Ochoa