Nos cuentan que el exgobernador de Oaxaca Gabino Cué y su millonario operador en la sombra, Jorge Castillo, andan muy nerviosos por la detención, en la Ciudad de México, de Gerardo Cajiga y Enrique Arnaud.
Le temen a lo que puedan decir.

Ambos fueron secretarios de finanzas del anterior gobierno oaxaqueño y los detuvieron el meritito 19 de septiembre. Eso ayudó a que nadie los volteara a ver.

Están acusados de peculado por 100 millones de pesos en detrimento del erario.

Una bicoca si le creemos a El Financiero, que calcula la fortuna de Jorge Castillo en siete mil millones de pesos.

La secretaria de la Función Pública en el estado tiene abiertos 27 expedientes por responsabilidad administrativa en contra de 30 funcionarios del anterior gobierno del estado.

Francisco Garfías / Arsenal / Excélsior