Los 40 médicos cubanos que llegaron a México para ayudar a los damnificados por los sismos, están dispuestos a quedarse por el tiempo que sea necesario, dijo ayer el embajador de La Habana en el país, Pedro Núñez Mosquera al término de la ceremonia efectuada en el 50 aniversario de la muerte de Ernesto Che Guevara.

La ceremonia conmemorativa de la muerte del Che Guevara en Bolivia se realizó en el jardín de San Carlos, en la colonia Tabacalera de la capital del país, donde hay un busto del revolucionario.

“El Che era un hombre excepcional; es una manifestación de que todos podemos ser mejores y de que un mundo mejor es posible; el mundo del Che”, puntualizó.

La Jornada