La mayoría los juzga de rateros, corruptos, ignorantes y con una condición tan deplorable que los vuelve incapaz de responder a un llamado de auxilio de la ciudadania pero ¿alguna vez te has puesto a pensar que detrás de cada policía hay un ser humano como tú, como yo, con familia, con sueños, con debilidades, con esperanzas, con hijos. (decirle en un tono triste)