México recibirá un pago de 150 millones de dólares por la activación de un bono catastrófico tras el sismo magnitud 8.1 que golpeó al sur del país el 7 de septiembre, informó la Secretaría de Hacienda. ¿Y el otro terremoto? Ese no fue tan fuerte, según los términos del contrato. El 19/S fue de sólo 7.1, aunque posiblemente deje mayores afectaciones que el primero, según información de Fernando Galindo, subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda. Es un tecnicismo del contrato: el pago se activa sólo si el terremoto es de magnitud 7.8 grados o más. El contrato otorga una cobertura de hasta 150 millones de dólares para sismos, así como de 100 millones y 110 millones de dólares para huracanes que impacten las costas de los océanos Atlántico y Pacífico, respectivamente, según el comunicado oficial. Además de los recursos provenientes del bono catastrófico, el Fonden cuenta con recursos presupuestarios disponibles que ascienden a 8 mil 243 millones de pesos, así como con un seguro adicional de exceso de pérdidas de 5 mil millones de pesos, dijo Hacienda.

La jornada / Dinero / Enrique Galván Ochoa