Berlín.  Los futbolistas del Hertha Berlín, de la primera división alemana, se arrodillaron hoy en el campo para sumarse a la protesta de deportistas estadunidenses contra el racismo.

Los once jugadores, el cuerpo técnico encabezado por el entrenador Pal Dardai y dirigentes del club, incluido el gerente Michael Preetz, se pusieron de rodillas y se unieron de la mano antes del inicio del duelo con el Schalke por la octava fecha de la Bundesliga.

“El Hertha está a favor de la diversidad, la tolerancia y la responsabilidad. ¡Por una Berlín que siga siendo también en el futuro una ciudad abierta al mundo!”, comentó el club en la red social twitter.

Muchos deportistas estadunidenses se arrodillan al escuchar el himno del país en señal de protesta contra la discriminación y la violencia policial. La protesta de los jugadores ha sido muy criticada por el presidente Donald Trump.

La Jornada