* Pequeños y padres de familia de la asociación donan más de 500 juguetes en beneficio de menores damnificados por los sismos.

Oaxaca, Oax.- Tras las afectaciones ocasionadas por el terremoto de 8.2 grados en escala de Richter, así como por el sismo del 19 de Septiembre y más de 7 mil 700 réplicas en el istmo de Tehuantepec, los padres de familia de la Fundación Corazón Down A.C. –con sede en la capital del estado– se organizaron para llevar un poco de alegría a las y los niños de esa región.

Así, durante las últimas semanas se dieron a la tarea de realizar una colecta de juguetes, los cuales fueron entregados este fin de semana en el municipio de San Mateo del Mar, uno de los más marginados de la región, ahora también impactado por los fenómenos naturales de las últimas fechas.

Cientos de sonrisas provocaron las y los pequeños diagnosticados con Síndrome de Down a las y los niños de San Mateo del Mar, durante la emotiva visita donde se produjo una gran convivencia infantil, en la cual se pudieron contabilizar más de 500 juguetes que fueron donados por padres de familia de la Fundación.

Desde el sábado iniciaron las sencillas pero alegres ceremonias para entregar los regalos a las niñas y niños que habitan en colonias marginadas como Huazatlán del Río, Cuauhtémoc, Reforma y Villa Hermosa, entro otros lugares de San Mateo del Mar, donde se conllevaron momentos de solidaridad.

El presidente de la Fundación Corazón Down A.C., Mario Pérez Martínez, se dijo conmovido por la visita a ese municipio mareño de la zona Huave, que guarda muchas de sus costumbres y tradiciones ancestrales, pero que tiene grandes necesidades.

Hay muchas personas que viven en San Mateo del Mar que no están afectados solamente por los recientes fenómenos, sino que llevan toda la vida viviendo en condiciones muy difíciles, señaló el padre de familia.

Celebró que los niños de la Fundación Down hayan podido llevar felicidad a los pequeños de las comunidades Huaves, lo que deja de manifiesto que las ganas de ayudar y la solidaridad son sentimientos que despiertan a todos los sectores sociales en estos momentos de adversidad.

* Por Esperanza Galván