Bandas callejeras que le quitan el sueño a oaxaqueños

Por Deimos Sánchez

Foto:Ilustrativa

La oferta de la corrupción es la única opción que les llega a su puerta, aprovechándose de las condiciones de vulnerabilidad en las que se encuentran, los captan para utilizarlos en diversas actividades asociadas a su actuar, muchas veces incitados por el mismo gobierno.

Las pandillas son los principales grupos que engrosan a la delincuencia organizada, ya que por menos de mil pesos llegan a cometer desde venta de drogas, extorsiones hasta secuestros; “ellos son la mano de obra barata, lo cual los coloca en vulnerabilidad”, de acuerdo al informe del Observatorio Ciudadano Con Seguridad, Oaxaca.

El informe detalla que en la ciudad de Oaxaca de Juárez, son cinco las principales bandas o pandillas que operan y cometen por lo menos 13 tipos de delitos y son responsables del incremento en la incidencia delictiva en la capital del estado

Entre los principales delitos que estos jóvenes cometen, destacan el daño a propiedad ajena, intimidación y amenazas, ataques, riñas, lesiones, extorsión, robo simple, robo con violencia, comercialización de productos robados, fraude, posesión ilegal de armas, tráfico de armas, narcotráfico, homicidio y secuestro.

Estas pandillas están conformadas por grupos que se denominan Cholos del barrio 13, 18 y 21, Banda de los Taggers y Banda de los Maras entre ellos (Mara Ms 13). Las zonas con mayor prevalencia de estos grupos en la ciudad de Oaxaca, ordenadas por su grado de peligrosidad son: San Martín Mexicapan, Central de Abasto, Pueblo Nuevo, Volcanes y Colonia Dolores.

Otra investigación refiere, que también San Juan Chapultepec, Montoya y la zona norte de Santa Rosa Panzacola son focos rojos donde prevalecen constantes riñas por este grupo de pandillas y de donde más se reportan denuncias al C4.

Las zonas marginadas son comúnmente donde habitan este tipo de grupos, el ladrido temeroso de las jaurías callejeras, se incrementa cada vez que pasan los cholos y no por que no los conozcan, sino por las cadenas que golpean las puertas, chiflidos, palabras altisonantes y el murmullo incesante de la persecución de bandas, acompañados de perros de raza Pit-Bull Terrier y armas punzo cortantes.

La historia de Eduardo alias “el triste ”no es muy ajena a esta a realidad:

¿Qué onda loco, qué tranza homie?, ¡Saca un toque!”, digo, para que nos vayamos entendiendo ese!. Son las palabras casuales que utiliza Eduardo Pacheco García, mientras familiariza en la entrevista.

-No creímos que hubiera gente interesada en nosotros los cholos, dice Eduardo miembro de la pandilla del “Barrio 21” quienes lideran el territorio de la colonia Hidalgo en la agencia municipal de San Martín Mexicapam.

Eduardo alias “el triste” es originario de Oaxaca de Juárez tiene 25 años de edad, es padre de dos hijos de escasos dos y un año de nacimiento, por el vicio perdió a toda su familia. Se alejaron de él. Le apodaron el triste por su semblante deprimido consecuencia de tanta droga que se metía.

¿Qué se necesita para ser cholo?

-Tener valor y lealtad con tus cuates, así como tener las características,  vestimenta de un pandillero y pertenecer por su puesto al territorio donde te vas a integrar, bueno eso es al menos en nuestro barrio, en otros lados según lo que yo sé, es que tienes que pasar por muchos filtros para demostrar que puedes ser un buen elemento.

Sin embargo, un estudio realizado por la Unidad de Prevención del Delito de la Comisión General de Seguridad Pública, Vialidad y Protección Civil Municipal, revela que quien integra una banda debe pasar muchas pruebas para ser “aceptado”, una de ellas consiste en ser golpeados de manera brutal por cuatro integrantes y ahí verán sus aptitudes para defenderse.

Otros grupos de cholos revelan que si se trata de una mujer, puede escoger entre 4 minutos de golpes por miembros de la pandilla o en su caso tener relaciones sexuales sostener con el líder de la pandilla o en algunos casos con 4 miembros de la clica.

¿Desde hace cuánto tiempo te convertiste en cholo y que fue lo que te orilló entrar a este grupo?

-Mira ese, llevo 10 años en este jale, desde que tenía 15 años de edad me empecé a integrar con los cuates de la cuadra, mi padre era muy violento, por cualquier cosa de me pegaba ya no lo aguantaba y mejor tuve que salirme de la casa, sólo eran golpes y más golpes los que recibía de él. Mi madre era testigo del maltrato en casa, pero no podía hacer nada.

¿Qué hiciste después no regresaste a casa?

Ya no regresé a la casa, me integre con la banda de mi cuadra  ahí poco a poco fui conociendo a estos batos locos quienes la mayoría a travesaban por la mima situación mismos que después se convirtieron en mi familia.

¿Tus padres ya no te buscaron?

-Sí, pero sólo era para criticar e insultar a mis amigos. Después conocí una morra con la que procreé dos hijos, pero por el vicio también los perdí.

Él junto con su amigo “el Chory”, otro miembro de la pandilla se reúnen todos los días en una de las escalinatas de su barrio, casi en la punta del cerro de la colonia Hidalgo, ahí esperan desde muy temprana hora a otros compañeros que integran la “banda”.

-Aquí con la banda encontré la hermandad, la comprensión y el sentido de pertenencia, cada que haces algo por el grupo, ellos mismos reconocen tus méritos, acá te olvidas de todos tus problemas, el alcohol y las drogas son nuestros mejores aliados para no caer en depresión.

¿Y tu familia no la piensas recuperar?

-Me duele mucho homie, pero no tengo nada que ofrecerles y este vicio no lo puedo dejar por más que lo he intentado, además ellos no quieren ni verme y pues que le hago, mejor me la sigo con la banda disfrutando del alcohol y de alguna que otra sustancia que hace que por un momento se te olviden todo los problemas, no las pasamos chido.

A pesar de tener varios contactos para conseguir drogas, admiten que a veces les cuesta trabajo conseguirla ante la falta de dinero, pues la mayoría no tiene empleo por la misma apariencia que guardan, nadie confía en ellos, aunque esporádicamente les cae algo como albañiles.

¿De dónde sacas el recurso económico?

-Cuando no conseguimos lana, optamos por ofertar algunas de nuestras cosas y cuando las andamos vendiendo nos tachan de rateros porque piensan que ya fuimos a “chingar” a alguien, por todo nos discriminan.

-Pero no es así carnal, también somos seres humanos y al menos en nuestra clica que se conforma de 30 elementos, unos a otros nos cuidamos, y hemos sido respetuosos con los vecinos del barrio.

-Aquí en esta pandilla nadie es jefe, nos tratamos igual, por eso, ellos son forman parte de mi vida son mis carnales, son mi familia quienes cuidamos el territorio y a nuestra gente aunque tengan una mala percepción de nosotros.

Las características de los cholos

El pantalón bombacho con pliegues en la cintura, camisa holgada, tenis y un tatuaje en el cuello con el símbolo “21” son los elementos que identifican a Eduardo alias “el triste” como el cholo de su barrio, para cualquiera el 21 puede ser un simple número, pero para él este símbolo numérico, representa el día del natalicio de Benito Juárez un personaje ilustre de Oaxaca.

¿”Triste”, qué opinas de que la mayoría sociedad siempre los señale o los acuse como delincuentes?

– Antes me emputaba y les aventaba el barrio, pero ya me acostumbre, muchos nos critican por la vestimenta que usamos, por los tatuajes por nuestra forma de hablar a veces hasta a la policía nos echan, pero en fin, así nos gusta vivir que le vamos hacer.

-Todos nos tachan de malillas, pero es necesario decirte que las mismas autoridades municipales son los que nos incitan a la delincuencia, ellos son los principales promotores de esta problemática, como saben que estamos jodidos económicamente se aprovechan de la situación para venir a nuestro barrio a contratarnos para delinquir.

¿A delinquir cómo o de qué manera?

-Algunos nos ocupan como grupos de choque, principalmente cuando hay votaciones nos pagan para reventar urnas electorales o a veces hasta para crear riñas donde luego finalmente uno sale perdiendo porque si nos cachan no encierran en la cárcel ellos se lavan las manos. Los pagos por esos trabajos son entre 500 y un mil pesos, muchas veces ni nos pagan.

¿Cuál es el trabajo más peligroso que has hecho?

Eduardo se reservó esta pregunta y lo único que dijo, que lo más fuerte que ha vivido fue cuando casi le cortan la mano con un filo en una riña de cholos por salvar a uno de sus hermanos de la banda.

San Juan Chapultepec secuestrada por la delincuencia

No sólo con la pobreza y la marginación tienen que lidiar los habitantes de la colonia San Juan Chapultepec asentada en sur de la ciudad, sino además de la inseguridad propiciada por las mismas autoridades municipales quienes ocupan a los cholos como grupos de choque para extorsionar, delinquir e incluso hasta matar.

Aquí, nadie da su nombre, ya que viven con el enemigo. Los delincuentes son prácticamente sus vecinos y no quieren exponerse, porque ya varios han sufrido amenazas. A pesar de que esta colonia está muy cerca del centro de la capital son cotidianos los asaltos, el robo a transeúntes, a casas habitación, el narcomenudeo y “el desorden público”, afirman los vecinos.

Los apodos de los delincuentes que más resuenan en cada esquina de esta colonia y que lideran el Barrio 18 son: el Cuca, el Choco, el Farys, el Flauta y el Letras, quienes habitan en la parte alta de Santa Anita y que a ningún extraño dejan pasar a su territorio y los que los han hecho han salido atracados y brutalmente golpeados.

“Toman, se drogan en la vía pública, realizan disparos de armas de fuego, libres de toda presión de las autoridades policiacas que rara vez se aparecen por estos territorios por temor a ser apedreados”.

Los vecinos aseguran que este grupo de cholos, supuestamente están protegidos por funcionarios municipales y dirigentes ligados al Partido Revolucionario Institucional (PRI), entre ellos, ex agentes municipales de esta demarcación y líderes de las colonias vecinas de la parte media.

Hasta hace unos meses, los policías municipales no se atrevían a entrar. En algunas ocasiones fueron recibidos a balazos y a pedradas; aunque ahora realizan rondines pero a ciertas horas de la noche ya no suben por temor.

Protegidos por las autoridades

Los pobladores denunciaron que las autoridades municipales siempre han sido omisos “el ex agente municipal nunca hizo su trabajo, no puso orden, nunca puso horarios para la venta de alcohol, todo para que los cholos sin ninguna preocupación llegaran a tomar a altas horas de la noche. Ahora la situación sigue igual o peor, pues el agente que llegó a gobernar es muy tibio para tomar las riendas del lugar, denunciaron.

En el mes de diciembre del año pasado, en la calle Primera de Mayo de la colonia Santa Anita un joven de 14 años fue asesinado con arma blanca, los vecinos aseguran que fueron los integrantes quienes lideran el llamado Barrio 18.

Hoy siguen pidiendo justicia, sin embargo, el crimen permanece en la impunidad es por ello que algunos vecinos se armaron de valor e hicieron frente a esta situación, pues han empezado a organizarse haciendo rondines en algunas de las calles, aún sin el respaldo de las autoridades municipales.

Marginación e inseguridad

Lomas de San Jacinto en Santa Rosa Panzacola no es la excepción los vecinos también han denunciado la delincuencia, propiciada por un grupo de “cholos”, que no sólo se apoderaron de los ocho sectores que conforman la colonia, sino también de las escuelas en donde asaltan a los niños a plena luz del día a mano armada.

Los maestros que imparten clases son testigos mudos por temor a ser agredidos, ya no respetan nada, lamentó una señora que pidió mantener su identidad en anonimato.

La vecina explicó que en el pasado mes de abril ella fue testigo cuando un grupo de “cholos” interceptó a un niño de siete años de edad cerca de la escuela primaria Lázaro Cárdenas ubicada en esta demarcación para arrebatarle con navaja en mano, 20 pesos con los que iba a comprar a la tienda.

“Por un lado la pobreza y por otro la delincuencia a dónde vamos a parar si las autoridades no hacen nada al respecto”, lamentó.

Así como estás colonias, Pueblo Nuevo, Volcanes y Colonia Dolores no están exentos de violencia pues seguido registran riñas por invasión de territorio de otras pandillas.

Los datos más recientes de la organización Observatorio Ciudadano Con Seguridad Oaxaca, afirman que a finales del 2013 en la entidad, aproximadamente 30 mil 600 jóvenes entre los 15 y los 29 años pertenecían a alguna pandilla o comenzaban a realizar conductas delictivas.

En la capital del estado, las colonias que deben ser atendidas por presentar mayor nivel de incidencia de actividad Delincuencial: son la Central de Abasto, Centro Histórico, Colonia del Maestro, Dolores, Heladio Ramírez, Infonavit 1° de Mayo, Niños Héroes, Nuevo México, Riveras del Atoyac, Santa Rosa Panzacola y Volcanes.

Mientras que las agencias con mayor índice delictivo son: Candiani, Cinco Señores, Donají, Montoya, Pueblo Nuevo, San Martín Mexicapan. La Colonias Azucenas, Hidalgo, Moctezuma, Monte Albán, San Juan Chapultepec, el Rosario, la Cuevita, y Trinidad de Viguera.

Los principales grupos delictivos suelen estar conformados por Jóvenes, de entre los 15 y 29 años; los cuales comenzaron a delinquir a la edad promedio de los 14 años, con delitos menores que fueron aumentando de peligrosidad.

Pese a esta situación el tema de los cholos para el municipio de Oaxaca de Juárez no están gravoso, el número de las colonias donde operan estos grupos no son muchas a pesar de los datos que arroga el Observatorio Ciudadano.

Para poder atenderlos temas de seguridad pública en la capital, la Comisaria de Seguridad Pública Municipal, aquiere un presupuesto cerca de los 17 millones de pesos del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortatceg), recurso que utilizan para poder comprar motos, patrullas y equipo administrativo y policiaco.

Además la comisaria recibe un recurso municipal de aproximadamente 1 millón de pesos para gastos corrientes es decir el 80 % se destina para sueldos de los más de mil trabajadores de esta área y el resto lo utilizan para compras de insumos y mantenimiento de patrullas.

Datos

Bandas o Pandillas

Barrio 13

Barrio 18

Barrio 21

Banda de los Taggers

Banda de los Maras

Principales delitos que cometen

• Daño a propiedad ajena,

• Intimidación y amenazas,

• Ataques, riñas,

• Lesiones,

• Extorción,

• Robo simple,

• Robo con violencia,

• Comercialización de productos robados,

• Fraude,

• Posesión ilegal de armas,

• Tráfico de armas,

• Narcotráfico,

• Homicidio y secuestro

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*