¿Y Gabino Cué cuándo?

¿Y Gabino Cué Monteagudo cuándo? Es el clamor ciudadano en Oaxaca, tras la aprehensión de seis ex funcionarios del gobierno en el sexenio anterior.

Día con día, a casi un año de haber dejado el poder, al ex mandatario –priista impulsado por Diódoro Carrasco, luego de Convergencia-Movimiento Ciudadano y después perredista y ahora sin partido– le van surgiendo un cúmulo de acusaciones.
“No fueron 15 mil millones de pesos las irregularidades en la administración anterior, son más”, dijo el gobernador Alejandro Murat el pasado 15 de noviembre, durante su mensaje con motivo de su primer informe.
Y si bien hay logros importantes por parte de la Fiscalía General del Estado en menos de un año, como la detención de cuatro ex secretarios y dos ex funcionarios más de segundo nivel acusados de corrupción y perjuicio al erario, no es suficiente para una sociedad oaxaqueña agraviada permanentemente.
Apenas durante su comparecencia, el pasado miércoles, ante los diputados de la LXIII Legislatura, el secretario de Finanzas, Jorge Gallardo Casas, reconoció que la deuda podría ascender hasta 28 mil millones de pesos, que incluyen una serie de irregularidades financieras y probables desvíos de recursos.
El 3 de junio de este año fue aprehendido en la ciudad de México Germán Tenorio Vasconcelos, ex secretario de Salud, acusado de quebranto al erario por desvío de recursos por alrededor de 100 millones de pesos.
El 19 de septiembre, fueron detenidos los ex secretarios de Finanzas, Gerardo Cajiga Estrada, y Enrique Arnaud Viñas, por similares hechos que el anterior funcionario.
Y el 21 de septiembre tocó el turno al ex secretario de Vialidad y Transporte, Carlos Moreno Alcántara, y dos secretarios de área, por entrega irregular de al menos 502 concesiones, pero hay más, son miles.
Si bien los procesos continúan, son detenciones ejemplares que no habían ocurrido en sexenios anteriores, en que se toleraba la impunidad.
Muchos recuerdan, por ejemplo el discurso de toma de posesión de Gabino Cué, en que prometió aplicación estricta de la ley en contra de Ulises Ruiz Ortiz –por los hechos del 2006– y ex funcionarios de ese gobierno por probables actos de corrupción.
Nada, absolutamente nada extraordinario ocurrió, más que el encarcelamiento de Bulmaro Rito Salinas por un año, por un presunto desvío de cuatro millones de pesos, cuando se hablaba de más de mil millones de pesos. También, el ex director de la Cotran, Gonzalo Ruiz Cerón, por poco más de un año, y después se olvidó todo.
Desde mediados del sexenio del aliancista Cué, protegido por el PAN y el PRD, que ahora se desgañitan, se comenzó a hablar de una serie de irregularidades principalmente en Sinfra, a cargo entonces de Netzahualcóyotl Salvatierra; de Administración, con Alberto Vargas Varela; del Seguro Popular, con Rogelio Hernández Cázares, por mencionar algunos.
Y no, hasta ahora el largo brazo de la justicia no ha tocado a ellos ni a ningún otro más.
Sí, la sociedad oaxaqueña, partidista o apartidista; del PRI o del cualquier otro partido, aplaude las detenciones en este sexenio y pide, exige, que no sean las únicas, que no se nada más una “llamarada de petate”, sino que realmente se vaya a fondo.
Que se castigue a todos los responsables del quebranto financiero, que tiene sumido en mayor pobreza al estado, casi a la par que el estado de Chiapas.
Que ha dejado deudas a proveedores, a empresarios, a pequeños comerciantes, y que ha impedido un desarrollo económico óptimo.
A casi un año de gobierno, nos atreveríamos a decir que nadie tiene duda que Alejandro Murat está decidido a aplicar la ley; pero la sociedad también está temerosa que sea temporal la sanción a los ex funcionarios; está convencida de que se hará justicia, pero también quiere que a la voz de ya se incaute todos los bienes que tienen los ex servidores públicos del gobierno de Cué.
Pero además, que no solamente sean ex funcionarios de primer o segundo nivel, sino que sea el propio Cué Monteagudo, que ahora se placea tranquilamente por calles de la Ciudad de México, como si no debiera nada a los oaxaqueños.
El reto de la sociedad está ahí: ¿podrá la Fiscalía General del Estado con la exigencia generalizada de detener al ex gobernador? Nada agradaría más a los oaxaqueños que se aplique la ley, simple y llanamente la ley en contra de quienes se enriquecieron escandalosa e ilícitamente, y que ahora se pasean impunemente.

NIMIEDADES

1.– Traiciones en el gobierno de Alejandro Murat

No es que se trate de lisonjear al gobierno de Murat Hinojosa, pero es perceptible para todos que no hay día en que no esté recorriendo comunidades del estado… pero con escaso número de colaboradores, muchos de los cuales en actos proselitistas. Pero el colmo es que sus propias funcionarias estén peleando, como lo relató una colega periodista, en las propias oficinas gubernamentales; más aún, cuando la pésima realidad habla de 116 feminicidios. Nos referimos concretamente a MARIUMA MUNIRA VADILLO, recién designada secretaria de la Mujer, que la única acción estridente que se le ocurrió fue protestar en contra de la Fiscalía General, siendo del mismo gobierno; de MÍRIAM LIBORIO HERNÁNDEZ, que en 10 meses no hizo absolutamente nada, nada, en la Secretaría de la Mujer, y ahora en la CDI, sólo es producto de escándalos y desatenciones; realmente así no se puede gobernar y mucho menos atender al sector más vulnerable de la sociedad: las mujeres.

2.- Seguridad, clamor de ciudadanos y legisladores

¿Quién no tiene un pariente, cercano o lejano, que ha sido víctima de un asalto, del robo de vehículo o en domicilio? Todos, prácticamente todos; de ahí el reclamo ciudadano y de los legisladores hacia el aún titular de la SSPO, JOSÉ RAYMUNDO TUÑÓN JÁUREGUI, marino coahuilense que a la fecha no ha podido hacer nada, absolutamente, nada, por frenar la ola de violencia en el estado y por el contrario, se ha dedicado a promover su imagen, como si realmente tuviera acciones positivas. En esta ocasión, no falta razón a los diputados: que renuncie, pues no puede seguir el baño de sangre en Oaxaca.

3.- Meade, ¿la solución y garantía de triunfo del PRI?

¿En realidad es JOSÉ ANTONIO MEADE la solución a todos los problemas del país y garantía de triunfo para el PRI? Nadie duda de su experiencia administrativa y capacidad profesional para desempeñar un cargo de relevancia en el país, como lo ha hecho en cuatro secretarías. Pero de lo que todos dudan es que en realidad tenga el carisma, la inteligencia, el deseo y sobre todo el valor para encabezar un México bronco, agobiado por la pobreza, por las crecientes desigualdades sociales, por la terrible inseguridad, con baños de sangre por todos lados, con el crimen organizado cada vez más organizado y apoderado de todas las regiones… y cada vez con más multimillonarios, hombres beneficiados del poder político y económico de México. De ganar las elecciones, ¿Podrá?

4.- Subsecretario de Turismo sin vergüenza

Productores oaxaqueños  del mezcal denunciaron que el subsecretario de la Secretaría de Turismo de Oaxaca, Luis Felipe Sigüenza, trabaja con su empresa para los mezcaleros del estado de Puebla, pese a que el mandatario Alejandro Murat se pronunció por defender a los productores de la entidad. Este traidor de Sigüenza es un verdadero sin vergüenza, ya que le importa poco el estado y solo le importa sus bolsillos. 

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*