II. A la basura. Marco Antonio Cabello Mares, presidente municipal de Matías Romero Avendaño, Oaxaca, decidió quitar una estatua de Benito Juárez, ubicada en la antigua estación del Ferrocarril, en su lugar mandó colocar un árbol de Navidad, mientras el monumento del prócer permanece tirado en un rincón. El hecho causó molestia entre los habitantes, aunado a lo sucedido, varios ciudadanos solicitaron una auditoría al alcalde por desvío de recursos, aseguran que desaparecieron 15 millones de pesos. Cuentan que ya hay quien investiga cómo tomar acciones legales contra Cabello Mares. Es claro que el alcalde debe responder por lo de la estatua y por lo del dinero. Los festejos navideños pueden esperar.

Excélsior / Frentes Políticos