LA JORNADA

Diana Manzo
Matías Romero, Oax.

Los 191 indígenas de Tierra Negra, agencia municipal de San Juan Mazatlán Mixe, que fueron expulsados de manera violenta por un grupo armado en junio pasado, cumplieron seis meses fuera de sus hogares. Los indígenas, que no respaldaron con su voto al priísta Macario Eleuterio Jiménez, dijeron que ahora viven en un albergue de Matías Romero sin que ninguna autoridad los haya atendido por violación a sus derechos humanos, al no permitirles ejercer de forma libre su voto y por haber sido desalojados por órdenes de Macario, quien los responsabiliza de su derrota en elecciones a la alcaldía de San Juan Mazatlán Mixe.

Informaron que su única exigencia es volver a Tierra Negra, donde acusaron que por el conflicto político las cosechas se per- dieron y sus ganados de seguro fueron repartidos entre los ricos y nosotros estamos aquí sufriendo.

Explicaron que aunque Tierra Negra se rige por el sistema de usos y costumbres, no está exento de la influencia de los partidos políticos, a pesar de que los habitantes que votan durante una elección lo hacen mediante asamblea comunitaria y a mano alzada.

Precisaron que Eleuterio Jiménez realizó una campaña sucia contra sus adversarios, además entregó despensas y apoyos de todo tipo para ganar la contienda; sin embargo, perdió frente a Ítalio Feliciano Madrigal, quien tomará protesta el primero de enero próximo Los afectados manifestaron que Feliciano Madrigal fue elegido por la mayoría de los 28 agentes municipales y el voto popular de los ciudadanos mixes en la asamblea realizada el 24 de diciembre.

Desde el 4 de junio los mixes pernoctan en un centro comunitario de la colonia Lázaro Cárdenas, espacio otorgado por el municipio de Matías Romero a solicitud de la Unión de Comunidades Indígenas del Norte del Istmo, donde, dijeron, viven en hacinamiento y carencias de agua potable, energía eléctrica y alimentos.

Hemos perdido nuestras casas, parcelas y pertenencias, pareciera que no somos oaxaqueños porque no le importamos a las autoridades; hemos tenido encuentros y reuniones pero nadie nos resuelve, exigimos justicia porque lo que vivimos es desesperante, señalaron algunos.

Narraron que la noche del 3 de junio fueron echados con el uso de la fuerza por personas afines a Eleuterio Jiménez, quien les presume tener el respaldo de las autoridades del gobierno de Oaxaca y de la ex secretaria de Asuntos indígenas Sofía Castro Ríos.

Abundaron que al principio del conflicto cinco habitantes fueron encarcelados de manera arbitraria y 40 familias fueron encerradas en sus viviendas sin los servicios de electricidad y agua potable por órdenes de Eleuterio Jiménez.

No tuvimos opción. Salimos rápidamente de Tierra Negra, dejamos todo, vivienda, ganado y tierras y llegamos a esta ciudad y nos refugiamos en este espacio donde no hay empleo, tampoco escuela para nuestros niños, la comida es escasa, expresó Filiberto Cándido Hilario, un desplazado.

Acusaron que han tenido varias reuniones con autoridades de Oaxaca y a escala federal, pero no les importamos, esta situación nos preocupa porque no hay condiciones para seguir viviendo en este refugio, no hay educación para nuestros hijos, no hay dinero, sólo abandono de las autoridades.