Oaxaca, Oax.- Además de afrontar problemas de tráfico de estupefacientes y reos adictos, en el Centro de Readaptación Social (Cereso) más grande del estado, ubicado en Santa María Ixcotel, ahora ocurrió un suicidio, sin que los celadores y autoridades penitenciarias se pudieran percatar a tiempo.

Según reportes internos, el suceso ocurrió anoche alrededor de las 23:00 horas de este 2 de enero en la celda número 10, donde hallaron colgado de los barrotes a un individuo identificado como Erick Francisco O. E., de aproximadamente 29 años de edad.

Hasta el momento, los responsables de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca no han reconocido el hecho ni han dado a conocer los detalles del suicidio.

Por otra parte, la misma dependencia ha informado en distintas ocasiones que el Cereso de Ixcotel, perteneciente al municipio de Santa Lucía del Camino, está plagado de drogas.

Por ejemplo, durante la semana del 16 al 22 de diciembre pasado, el personal de seguridad y custodia realizó al menos 39 revisiones en los Ceresos de la entidad, ocho intervenciones de las cuales resultaron con aseguramientos de diversas sustancias con apariencia de droga, así como ocho más, con la localización de artículos prohibidos.

Los aseguramientos fueron procesados como lo marcan los protocolos penitenciarios, mismos en los que se contabilizan tres revisiones con aseguramiento de heroína, tres de marihuana, uno de cocaína y uno de cristal. Así como también el aseguramiento de cinco teléfonos celulares y tres cargadores.

Dichos casos fueron en la Penitenciaría Central de Ixcotel y en los Ceresos de Santo Domingo Tehuantepec, Juchitán de Zaragoza y San Pedro Pochutla.