*Se destinan mayores apoyos a zonas afectadas por sismos de septiembre, afirma ATI

Alberto Ortiz

Al menos 281 solicitudes de financiamiento de Micros, Pequeñas y Medianas Empresas de la región del Istmo, se analizan luego de las afectaciones por los sismos de septiembre, reportó ayer el delegado de la Secretaría de Economía, Adolfo Toledo Infanzón.

El funcionario federal rememoró que derivado de los intensos movimientos telúricos  que afectaron el estado de Oaxaca en el 2017, la delegación federal de la Secretaría de Economía participó activamente en apoyo a los damnificados.

“Primero, en colaboración con el gobierno del estado se elaboró  el censo de los negocios afectados, así como se efectuó el proceso de integración de expedientes, entrega de apoyos y reactivación económica de septiembre a diciembre de 2017”, enfatizó.

Destacó que  en el mes de septiembre se implementó el programa de reactivación económica para Micro y Pequeñas Empresas siniestradas que benefició a 5 mil 500 negocios en el estado por un monto de 55 millones de pesos.

Toledo Infanzón afirmó que también se  implementó un programa de financiamiento a través de la banca comercial para Mipymes con daño físico por los sismos con respaldo del fondo de garantías de Inadem y Nafin por un monto de 300 millones de pesos.

Reiteró que al cierre de 2017 se habían recibido 281 solicitudes y que se encuentran en proceso de análisis para su aprobación por parte de la banca comercial.

Comentó que se seguirá impulsando la difusión de los programas de apoyo (subsidio), financiamiento y servicios que el gobierno federal ofrece a emprendedores y empresarios para incrementar la creación de negocios y empleos en las zonas siniestradas.

De igual forma, anotó que se impulsará el registro de marcas y patentes, la atracción de inversiones, así como elevar la productividad y competitividad de las empresas y la economía estatal para lograr un mejor nivel de vida de las familias oaxaqueñas.

Apuntó que poco a poco se reactiva la economía de la región del Istmo de Tehuantepec, con la creación de nuevos empleos, la reconstrucción de las comunidades afectadas y el intercambio comercial.