Oaxaca, Oax.- El Arzobispo de Oaxaca José Luis Chávez Botello, afirmó que no ha encubierto a los sacerdotes acusados de abuso de menores, lo que ha llevado a que se tengan procesos judiciales y varios de estos casos ya hayan sido juzgados.

Sin embargo, durante su conferencia de prensa dominical, fue encarado por el padrastro de un joven que denunció abuso, quien exigió al Arzobispo que hablara con la verdad.

Dijo que se tenían varios casos que no habían salido a la luz en donde se requería que se actuara en consecuencia para que no se tuviera impunidad.

Chávez Botello le indicó que el caso ya había sido juzgado, pero el padre de familia reclamó que se esclarecieran los hechos para que supiera lo que sucedió.

Tras varios minutos de reclamar, personas que apoyan al Arzobispo en las celebraciones de Catedral le pidieron que saliera, lo que hizo de forma rápida, saliendo del templo.

Por su parte, Chávez Botello dijo que en casos como el del sacerdote Gerardo Silvestre Hernández, dijo que se le proceso, en donde reconoció que no hubo abuso a menores pero sí corrupción.

Por eso pidió dispensa a la Santa Sede y por ello dejó de ser sacerdote, y se están aplicando las leyes al respecto por esta situación.

Lo mismo sucede con casos como el del sacerdote Carlo Franco Méndez, quien se mantiene en investigación, por ello, en lo que se aclara su situación no puede realizar alguna actividad como clérigo.