México y su domingo siete.

VOCES DE HOY.

Ayer me dijo mi amiga Francis: “oye, no vayas a salir con tu domingo siete”. La verdad es que me empece a reir a carcajadas y le conteste que ya no eran mis tiempos pero si había compromisos, luego entonces se inicio el debate sobre lo que viene en el 2018 y el análisis sobre perspectivas, tareas y definiciones, también sobre alianzas y programas regionales o propuesta económica y política. Me entusiasmo la gran participación y la vocación de civismo y compromiso con el cambio de ruta para México. Los jóvenes hacen la diferencia.

Cuando escribo, pienso en los demás y en lo que debe ser un una opinión y una definición, así me enseñaron grandes amigos que ya no están y otros que siguen activos en medios diferentes, tal vez por eso algunos de quienes me leen me dicen que no aprendí lo mejor sobre propuesta, sino que me ajuste a la crítica, yo les contesto que no hay crítica sin análisis sin respuesta o propuesta. Desde las aulas universitarias, hasta las asambleas urbanas o rurales, nos enseñamos a que todo debe tener una razón y una solución. Si no se entiende así, jamas habrá opción y desarrollo con distribución de la riqueza e igualdad para todos.

Se supone que si “saliste con tu domingo siete” es porque ya estás embarazado o comprometido, pero no es así, quien embaraza las urnas o altera los resultados electorales es el PRIAN y sus aliados y quienes hacen embarazos forzados son delincuentes que deben ser sometidos a juicio y castigados como debe ser. Domingo siete, puede ser de buena suerte y también de excelentes perspectivas, por ello, en el 2018, sí os llego nuestro domingo siete y por supuesto un pedacito de rosca de reyes, Hagamos posible que la rosca sea posible para todos los mexicanos.

En política y en la vida cotidiana se cometen errores, pero todo puede enmendarse y los que nos acompañan deben saber que somos humanos y estamos expuestos, bueno, pero hay de errores a horrores, quienes hacen de su vida cotidiana una cuestión de asumir compromisos sin ética y moral, pues ya es una perversión que los envuelve y los acompaña junto a quiene son sus cómplices, así sucede con las mafias y con quienes promueven la violencia, agravian a familias y sustentan su poder en el porrismo vil y la amenaza permanente. A esos hay que combatirlos y someterlos con la justicia a secas.

Todo proceso de sucesión del poder o cuestión electoral, no está exenta de ello (las malas obras humanas), por eso mismo es que se debe reclamar a quienes hoy dirigen gobiernos, que de manera elemental cumplan con sus obligaciones y obviamente estén pendientes de los abusos, las agresiones o las violaciones a los derechos humanos. No se pide nada más, sólo justicia, paz y civilidad y así deben de entenderlo y cumplir con si encargo. Deben saber que el ladrillo al que se subieron algunos prepotentes y nefastos, puede quebrarse y derrumbarse. Hay muros que no se pueden construir y otros que se caén con la elemental movilización ciudadana.

El acusar a alguien de violento debe tener sustento y razón, también debe entenderse que no hay unicamente violencia física, sino también verbal, lo que pasó en Coyoacán es condenable desde cualquier punto de vista, esa no es la manera de competir electoralmente, mucho menos debemos aceptar las acciones de Mauricio Toledo y su padre Nelson, quienes acompañados de su familia y demás delincuentes, pretenden, a costa de todo, mantener sus privilegios con amenazas, golpes y engaños.

A Nelson Toledo, le digo desde aquí que recuerde que fuimos solidarios porque de verdad creíamos que eran perseguidos por la dictadura de Pinochet y les brindamos lo que estuvo a nuestro alcance, entre otras cosas, trabajo y comida.  Hoy no permitamos que en la Ciudad de México, los porros y los advenedizos nos salgan con un “domingo siete”. Lo mismo debemos estar prevenidos y alertas en todo el país y que quede claro que la denuncia es elemental y la fuerza ciudadana es fundamental. Mancera debe responder por los agravios, igual que Peña Nieto. Nuño y Videgaray no son intocables, fueron y son funcionarios públicos y deben responder por lo que hagan  y hacen. Así es.

Reflexiones.  El debate debe ser abierto, con ideas y reconociendo razones o escuchando explicaciones. Lo demás implica intolerancia e imposiciones, pues si en el terreno del conocimiento no se atiende a quienes saben definir problemas y sugerir caminos, entonces estamos perdidos. Nos vemos en la próxima. Sí es que ésto es posible.

Twitter: @Amaya5M.

Correo: norbertoamaya21@gmail,com

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."