El iPhone es el producto más exitoso de la compañía de California, Estados Unidos. Le ha hecho ganar miles de millones de dólares a grandes accionistas, pero ¿qué impacto social y ambiental ha tenido el smartphone?

Dos de sus inversionistas –Jana Partners LLC,  activista, y California State Teachers ‘Retirement System o Calstrs, fondo de pensiones– lanzaron una campaña para que Apple responda a lo que  algunos ven como una creciente crisis de salud pública relacionada con la adicción de los niños y jóvenes a los teléfonos inteligentes.

Ambos inversionistas mandaron una carta a la empresa el sábado pasado, pidiendo que desarrollaran nuevas herramientas de software que ayudaran a los papas a controlar y limitar el uso del celular de una forma sencilla. También solicitado que se estudiara el impacto que su uso descontrolado provocaba en la salud mental.

Sobre el uso excesivo del iPhone
A continuación vas a encontrar los puntos por los que se inició esta campaña, así como lo que ha implementado Apple en cuando al control parental:

– Hay quienes están preocupados por el aumento en las tasas de depresión y suicidio entre adolescentes.
– Existe el temor –entre los papás, profesores e inversionistas de Apple– porque los teléfonos inteligentes estén reemplazando la forma de interacción entre los chicos.
– Apple no ha dado una guía pública a los papás sobre cómo deben administrar el uso que los niños y jóvenes le dan a los celulares.
– La casa de los iPhone le da la posibilidad, a los padres, de elegir qué aplicaciones, contenidos y servicios a los que pueden acceder sus hijos.

¿Cuáles son los planes de los inversionistas para que se cumplan sus exigencias?

Jana planea poner en marcha sus herramientas típicas en el activismo para impulsar el cambio, pero no verán cambios rápidamente.

A pesar de que la inversión de Jana y Calstrs es pequeña (casi 900 mil millones), nuevamente atrae miradas, pues Apple ya ha enfrentado dos veces a activistas y ha cedido un poco en lo que le piden.

Calstrs y Jana están trabajando con Jean M. Twenge, de la Universidad Estatal de San Diego, autora el problema que ella llamo “iGen”, relacionado con el impacto de los medios en los niños.

Finalmente, lo que estos inversionistas buscan es que Apple facilite a los padres establecer límites sobre su uso, lo que podría evitar cualquier movimiento futuro para prohibir los smartphones.

 

Muy Interesante