Instagram es una plataforma para subir fotografías y videos cortos y la mayoría de los usuarios decide utilizarla para subir selfies o autorretratos. Un grupo de investigadores señala que es un síntoma de narcisismo.

En la literatura griega, el mito de Narciso cuenta la historia de un joven que era muy bello que termina fascinado por su propio reflejo en el agua de un río, tanto que no puede dejar de fijar la mirada en sí mismo.

Mucho se ha hablado de que las selfies ofrecen esa misma función de autocontemplación ególatra pero un grupo de científicos fueron más allá de la opinión para saber si esto es cierto.

De acuerdo con un reporte del Daily Mail, investigadores de la Universidad de Sejong, Corea del Sur, estudiaron a 276 usuarios adultos de Instagram, preguntando a los participantes si estaban de acuerdo o no con frases como “quiero ser el centro de atención” o “me gusta ver mi cuerpo”.

Los usuarios de Instagram que subían una mayor cantidad de selfies demostraron niveles más altos de narcisismo. Además, este tipo de personas resultó ser más propenso a seguir a otras similares. Es decir, la gente que se toma muchas selfies sigue a otras que suben muchas selfies.

El reporte señala que otro estudio indica que el 64 por ciento de los jóvenes encuestados cree que Instagram es la plataforma más narcisista.

Esta obsesión por sí mismos también tiene un impacto en el marketing. En Instagram existen miles de cuentas, algunas con millones de seguidores, que simplemente suben selfies, al tiempo que agregan productos para recibir un pago por publicidad.

 

Merca 2.0