Todos somos PRI: PANAL, PVEM

¿Verdad o Reto?

Hace unas semanas, las dirigencias nacionales del PRI, el PVEM y el PANAL, registraron el convenio de coalición mediante el cual acordaban aliarse para contender en el proceso federal 2018. Dicho convenio establece la forma en que se repartirán las candidaturas a las Diputaciones Federales y al Senado. En el caso de Oaxaca, al PVEM el corresponde encabezar la primera fórmula al Senado y tres de diez diputaciones (Tlaxiaco, Huajuapan y Salina Cruz); el PANAL solo obtuvo la candidatura del Distrito 2 con cabecera en Teotitlán de Flores Magón. Sí, los demás espacios corresponden al PRI.
Sin embargo, nada garantiza que quienes accedan a las candidaturas vía PVEM y PANAL, sean militantes reales de dichos partidos. También se debe considerar que los partidos tienen plazos para modificar los convenios de coalición.
En el ámbito local, el plazo para que estos institutos políticos presenten solicitudes de convenios de coalición para la elección de diputados y concejales, es del 5 de diciembre de 2017 al 13 de enero de 2018.
La lógica es la misma, el primer convenio no será el definitivo, como sucedió en 2016 que el Partido del Trabajo abandonó el convenio de coalición que había firmado con el PAN y el PRD. O como en el caso del PVEM, que en el primer convenio de coalición para candidaturas de Concejales con el PRI, aprobado por el Consejo General del IEEPCO el 02 de marzo de 2016, había acordado 94 candidaturas en coalición de las cuales 7 serían encabezadas por el PVEM y 87 por el PRI. Sin embargo, el convenio fue modificado y el 14 de abril el IEEPCO aprobó las modificaciones que permitieron candidaturas en coalición en 138 municipios de los cuales el PVEM encabezó 15 fórmulas, es decir, postuló a un o una militante al cargo de Presidente o Presidenta Municipal. 
Sirva esto de ejemplo para hacer notar que nada está dicho hasta que den inicio las campañas, en el caso de las diputaciones locales el periodo comprende del 19 de mayo al 27 de junio y para Concejales del 29 de mayo al 27 de junio.
La coalición PRI, PVEM, PANAL a nivel federal puede devenir en un duro golpe contra el Partido Verde, el cual ha perdido votación e incluso el acceso a las prerrogativas en algunos estados. El acuerdo es una apuesta por “el bien mayor” que representa la candidatura de Meade para dar continuidad al proyecto de nación que el PRI ha impulsado durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, sacrificar al PVEM en el ámbito federal poco o nada representa para el PRI. En los estados el Partido Verde deberá implementar estrategias que le permitan mantener y recuperar el 3% de la votación local, sin embargo, ante un Revolucionario Institucional acostumbrado a imponerse, esto parece imposible. El antecedente de 2016 costó al PVEM en Oaxaca las prerrogativas y la confianza de su militancia.
En el caso del Estado de México, los resultados del PVEM en 2017 fueron similares, sin embargo para la próxima elección el Comité Estatal del PVEM en el EdoMex ha declarado que irá solo en la elección local, lo cual puede traducirse en un amplio margen de maniobra para el agonizante tucán.
Por su parte, el PANAL, acostumbrado a obtener votación con aquella máxima de 1 de 3 que sigue tan vigente, puede no ver afectados sus intereses con la coalición. En el caso de Oaxaca, seguramente irá solo para las contiendas locales, lo cual le permitirá mantener su registro.
Sin embargo, la coalición “Meade ciudadano por México” más que un acuerdo es una imposición en que el PRI ha hecho valer su superioridad sobre sus pequeños aliados, a los cuales utilizará para obtener votos que ayuden a “Pepe” Meade a enfrentar a López Obrador, sin considerar lo que esto puede significar en términos de pérdida de votación, para los partidos pequeños.
Al PRI no le interesa que el PANAL o el PVEM crezcan, solo que se mantengan con los números suficientes que les permitan ayudar al priismo a gobernar sin mayores problemas. El margen de crecimiento de los partidos pequeños es mínimo, viven a la sombra del priismo e incluso se prestan diputados para mantener a raya a MORENA. Obtienen poco y sacrifican mucho, sobre todo su credibilidad.
Poco o nada importa lo que el electorado y la militancia del PANAL y el PVEM opinen sobre los convenios de coalición, los acuerdos de las cúpulas partidistas subyacen bajo una misma lógica “Todos somos PRI”.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."