Columna 65. Cambios en los gabinetes.

Crónicas Oaxaqueñas.

El año 2018 ha arrancado con un ímpetu electoral como pocos en el pasado, se ve venir una guerra en toda su magnitud, han quedado en el pasado los reclamos por los gasolinazos y por el desastre ocasionado por los terremotos, la solidaridad mostrada por toda la ciudadanía y las exigencias para que los partidos políticos entregaran en devolución los recursos enormes que reciben francamente están olvidados, el show montado por todos los presidentes de las diversas fuerzas políticas por ver quien salía a los medios de comunicación a ofrecer un porcentaje mayor en favor de la reconstrucción fue solo eso, un tongo, dinero les va a hacer falta para garantizar el triunfo.
A partir de la elección que está por arrancar, ya están permitidas las reelecciones tanto en presidencias municipales, diputaciones estatales y federales, muchos de los que están en funciones no van a querer soltar el hueso y se van a aferrar con uñas y dientes, para eso han manejado presupuestos y autorizado obra pública en beneficio de los ciudadanos, se les olvida que esa es una de sus obligaciones, para eso se les paga, no debería ser un argumento de oferta electoral, es como decir vota por mi porque hice mi trabajo y cobré bien por ello, aun con esa ventaja, muchos políticos en funciones aspiran a ocupar esos espacios legislativos o ejecutivos ya que sueñan con ser ellos quienes manejen los presupuestos y se eternicen gracias a la reelección.
De acuerdo con el Artículo 82 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que habla de los requisitos para ser Presidente de la República, está el inciso VI que textualmente cita: “No ser Secretario o subsecretario de Estado, Fiscal General de la República, ni titular del poder ejecutivo de alguna entidad federativa, a menos de que se separe de su puesto seis meses antes del día de la elección”,  esto quiere decir que quien quiera competir por ser el nuevo Presidente de la República debió renunciar a su cargo a más tardar el 31 de diciembre del 2017 ya que la elección será el 1º de julio del presente año.
Ahora bien, para ser candidato a Presidente Municipal, Gobernador de un estado, Diputado Local, Federal o Senador de la República, el periodo de renuncia es de 90 días antes de que se realice la elección, esto quiere decir, a finales del mes de marzo, solo que de esperar hasta el límite del tiempo permitido por la ley, puede que les coman el mandado, muchos funcionarios prefieren separarse con tiempo de su encargo por dos razones, la primera es que anuncian a su partido político que tienen el interés por competir en determinado proceso electoral y segundo, para poder participar como precandidato, lo que significa, tener más tiempo para mostrarse ante una ciudadanía que posiblemente no lo conozca.
Por las razones comentadas es que se empiezan a ver desde finales del año pasado y principios de este, muchos movimientos en los diferentes gabinetes, desde el federal hasta los estatales, pasando en muchos casos por los cabildos municipales, los movimientos más trascendentales para el país sucedieron en el gabinete presidencial y también involucran a un oaxaqueño, primero renunciaron los Secretarios de Hacienda y Crédito Público, el Secretario de Salud y el Director del Instituto Mexicano del Seguro Social, siguieron el Secretario de Gobernación y el Secretario de Desarrollo Social, por enroque hubo de nombrar adicionalmente nuevo Secretario del Trabajo y Director de Petróleos Mexicanos.
Entre tantos movimientos, Eviel Pérez Magaña, originario de Tuxtepec, Oaxaca, quien fungía desde hace más de un año como Subsecretario de Desarrollo Social, fue considerado para ocupar la titularidad de la Secretaría por lo que resta del sexenio, supongo que hizo un extraordinario trabajo con motivo del terremoto de Chiapas ya que fue el representante del Gobierno Federal en ese estado y ahí se mantuvo al pie del cañón mientras se mantuvo la emergencia y el inicio de la reconstrucción.
En el gobierno estatal, primero vino la renuncia de la Secretaria de Asuntos Indígenas, Sofía Castro, quien va a buscar una candidatura para el Senado, le siguió el Secretario de los Servicios de Salud de Oaxaca, Celestino Alonso Álvarez, va en pos de un espacio en la Cámara de Diputados Federal, hizo una gran labor, no es nada fácil trabajar en esa Secretaría, ahora llega Juan Díaz Pimentel quien deja la Delegación Federal del Instituto Mexicano del Seguro Social para ser, por tercera ocasión Secretario de Salud, esa experiencia y dejar sin adeudos al IMSS según sus palabras, es la esperanza de continuar con la labor en beneficio de los oaxaqueños y su salud.
El más reciente movimiento anunciado es la renuncia del Secretario de Economía, Jesús Rodríguez Socorro, quien pretende buscar la candidatura a la Presidencia Municipal de Oaxaca, Jesús ha sido empresario del ramo de la construcción y llegó a ser Presidente de dos importantes cámaras empresariales, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción y la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, ambas Delegación Oaxaca.
Es notorio que para Jesús y para otros empresarios que ocupan cargos públicos en la administración actual, no es fácil hacer equipo con Secretarios de Estado cuyos orígenes sean políticos y no empresariales, los roles de unos y otros son totalmente opuestos y no deberían mezclarse, desafortunadamente en todo el país, en los últimos diez años, los funcionarios empezaron a asignarse contratos que antes le servían al empresario para generar ingresos y por lo tanto, sostener fuentes de empleo y pagar impuestos, al verse desplazados y tener desconfianza en la honestidad de los funcionarios, es que ciudadanos comunes y empresarios, han buscado incursionar en la política del estado, esto sería algo positivo si la finalidad fuera terminar con este cáncer social que es la corrupción.
Las renuncias y ajustes en el gabinete se seguirán dando, ya se verán con el tiempo los resultados.
Los comentarios continuarán la próxima semana.
Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com
Facebook: Jaime Palau Ranz
Twitter: @jpranz

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."