Mientras Melania Trump se aliviaba del nacimiento de Barron, Donald Trump  inició su infelidad que duraría 4 meses con la actriz porno Stephanie Clifford quien  es conocida en esa industria como Stormy Daniels.

Según una entrevista a la revista In Touch, Stormy dijo que “el sexo era genérico para libros de texto, mientras discutían sobre la aventura que tuvieron menos de cuatro meses después de que la esposa de Donald, Melania, diera a luz a su hijo, Barron. En realidad, ni siquiera sé por qué lo hice, pero recuerdo que mientras estábamos teniendo relaciones sexuales, yo estaba como, Por favor, no intentes pagarme”.

Las declaraciones de la actriz las dio en 2011, mucho antes de que los abogados del republicano le pagaran 130 mil dólares a cambio de que guardara silencio.

Según The Washington Post, al menos seis medios de comunicación conocían el presunto romance entre la estrella porno Stormy Daniels y Donald Trump antes de las elecciones de 2016, sin embargo no le tomaban importancia al tema, hasta ahora.

En el rotativo, la empresaria Stormy confirmó que tuvo relaciones sexuales con Donald Trump en su suite de hotel en Lake Tahoe en 2006. Daniels tomó y pasó una prueba de polígrafo en el momento de la entrevista.

“Todo comenzó en el torneo de golf de celebridades de los Estados Unidos en julio de 2006. Trump fue presentado a todos. Siguió mirándome y luego terminamos en otro agujero en el mismo carrito de golf juntos “, recordó Stormy.

Tras cruzarse unas pocas palabras con la actriz porno, el magnate le pidió el número de teléfono y, por mensaje, le propuso ir a cenar esa noche.

“Luego me preguntó si quería cenar esa noche. Y yo estaba como, ‘¡Sí, por supuesto!’ “, Le dijo a In Touch.

Con un tormentoso vestido para salir a la ciudad, llegó a la habitación del hotel de Trump, donde dice que fue recibida por un guardaespaldas llamado Keith, que la dejó entrar.

Stormy señaló que Trump estaba tirado en el sofá viendo la televisión, vistiendo pantalones de pijama. “Terminamos cenando en la habitación”, reveló a In Touch.

En un momento, ella se excusó para ir al baño. “Cuando salí, estaba sentado en la cama y estaba como, “Ven aquí”. Y yo estaba como, Uf, aquí vamos. Y comenzamos a besarnos. Después de tener relaciones sexuales”, contó Stormy.

“Pasó un rato hablando y él siguió diciendo: “Te llamaré, te llamaré”. Tengo que verte de nuevo. Eres increíble”. Tenemos que llevarte a The Apprentice“.

Después de ese encuentro, Stormy aseguró que Trump la persiguió y los dos se encontraron en varias ocasiones más, incluso en el Hotel Beverly Hills en Los Ángeles.

Tras destaparse la infidelidad, el presidente Trump negó con vehemencia tal suceso, como lo ha hecho Daniels.

 

La Razón