Juchitán, Oax. Unas mil personas entre padres y madres de familia, docentes de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y estudiantes de 11 escuelas de nivel preescolar, primaria y secundaria, marcharon en la localidad del Barrio la Soledad en la zona norte del Istmo para exigir a las autoridades la reconstrucción de sus aulas afectadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado.

La marcha se realizó la tarde-noche del jueves en donde los manifestantes portaron pancartas y lonas y por medio de altavoces solicitaron la intervención del alcalde Javier Santos ante el abandono de la rehabilitación y reconstrucción de las aulas.

A esta marcha, a la que se unió la organización social Sol-Rojo, partió del crucero principal de esta localidad al centro.

“Estamos en el abandono, las aulas están llenas de grietas, los estudiantes toman clases en espacios temporales construidos por los padres de familia y maestros con lonas y algunas laminas, el abandono es grande y las autoridades no hacen nada al ver esta situación que afecta considerablemente la educación de nuestros hijos”, expresaron.

La Jornada