REFORMA

Iris Velázquez
Cd. de México.

La Secretaría de Marina donó al Museo del Calzado las botas que utilizó la perra labrador Frida en las labores de rescate en el sismo del 19 de septiembre.

Estos, resaltó Teresa Villamayor Ballina, presidenta del museo, son los primeros ejemplares de un animal en el recinto.

“Son las primeras botas de calzado no humano que albergamos en nuestro museo”, apuntó.

Tras su discurso, el manejador de Frida, el Maestre Israel Arauz también donó el calzado usado junto a Frida.

“No hubiera sido posible sin usted”, le dijo Villamayor al recibir las botas firmadas por el marino.

Arauz aseveró que la rescatista de cuatro patas continuará en labores por al menos dos años más debido a que se encuentra en buen estado de salud.

Señaló que con el calzado donado, Frida ha pisado zonas de desastre en México y otros países como Ecuador, Haití y Guatemala.

En su trayectoria, agregó, ha rescatado a 12 personas con vida.

El marino se dijo dichoso de que el museo le haya brindado un espacio a quien, aseguró, fue símbolo para los mexicanos del espíritu de ayuda.

“Por la raza labrador, son perros que atraen por sí solos a la gente (…) por sí sola hace que la gente la quiera tocar”, comentó.

“Hemos estado en Ecuador, Haití, Juchitán, la Ciudad de México, en la torre de Pemex y Guatemala. Es un gran lazo afectivo y también eso nos permite que ella pueda desempeñar mejor en su trabajo. Si no hay un lazo afectivo o una muy buena conformación del binomio ningún perro puede funcionar”.

Junto a sus botas azules y las cafés de su manejador, fueron colocadas dos fotografías.

Una, de ambos observando una construcción destruida, y otra de Frida, marcando un hallazgo entre bloques de concreto y varilla.