Jaime Heliodoro Rodríguez, “El Bronco”, tiene muchos motivos para festejar que ya completó las firmas que lo hagan candidato independiente.

Pero su jolgorio electoral se ve empañado cuando se da a conocer que en enero, el Nuevo León que gobernó registró una cifra récord de 50 homicidios dolosos.

Es decir, que mientras el primer mandatario independiente sale en desparpajo a buscar que los electores de todo el país le firmen apoyos, sus conciudadanos que lo eligieron para gobernar Nuevo León están de luto.

La inseguridad vuelve a instalarse en la metrópoli industrial de México, como en los peores días del priista Natividad González Parás.

De poco sirvió el esfuerzo del sector privado bajo el Gobierno de Rodrigo Medina para crear la ejemplar Fuerza Civil, con la que se abatió sensiblemente la delincuencia. En solo dos años la desmanteló “El Bronco”.

Y una vez mas las ejecuciones masivas vuelven a ser la nota de primera plana en Nuevo León, en donde el pasado fin de semana se produjo una masacre que dejó siete muertos en un solo domicilio de San Nicolás de los Garza.

La inseguridad creciente se da en los meses en que el gobernador independiente decidió dejar el Gobierno para buscar ser el patiño de la elección presidencial 2018.

Alguien lo convenció de que su popular carisma y su manejo de redes sociales con lo que arrasó la elección de 2015 se podía repetir en todo México. Y se la creyó.

Pero “El Bronco” se mintió a sí mismo frente al espejo. Porque contra lo que él mismo difundió de que no gastó, ni en publicidad ni en acarreos en su campaña, el tiempo se está encargando de desmentirlo.

Millones de dólares de dudoso financiamiento le llegaron, no para comprar publicidad en televisión, sino para hacerse del aparato electoral priista que él operó en sus días de líder tricolor de la CNC.

Y ese mismo vicio se repite ahora en la recolección de firmas para la candidatura presidencial independiente. Lo hace con recursos humanos y económicos del Gobierno de NuevoLeón, sin que el árbitro lo investigue.

Presume que solo a lomo de su caballo Wi-Fi, dotado de iPad y bocinas, y sin gastar un centavo, ya se convirtió en el primero en completar las firmas necesarias en el mínimo de estados exigidos. ¡Que se lo crea y se lo valide el INE!

Porque si a pesar de las denuncias con evidencias aportadas por otro aspirante independiente, Pedro Ferriz de Con, los consejeros electorales presididos por Lorenzo Córdova se hacen de la vista gorda, validarán las sospechas.

“El Bronco independiente” fue contratado por el sistema como un patiñoque tendrá como tarea ser el busca-pleitos de Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, provocándolos para sacarlos de sus casillas en los debates.

Pero cuidado con aquellos que le pusieron la mesa y los dineros para recolectar las firmas. A lo mejor no se enteraron que contrataron a un traidor profesional.

Y tan pronto lo legitimen como candidato independiente, asegurándole su lugar en la boleta del primero de julio, en un descuido pondrá sus apoyos al servicio de quien “El Bronco” considere que va a ganar.

Solo entonces sabrán sus inocentes patrocinadores que, lejos de usarlo, acabaron usados. ¡Qué ingenuos!