CIUDAD DE MÉXICO.- Los gastos hormiga son uno de los grandes enemigos del ahorro. Los gustos que te das cuando sales a la tienda a medio día a comprar algo o el café en la noche, es dinero que gastas sin darte cuenta, pero que representan una cantidad considerable de tus ingresos.

Sin embargo, hay otro enemigo de tu dinero: los gastos fantasma.

Este tipo de desembolsos están ahí, pero no los ves. Al final de quincena o mes suman bastante dinero.

Los gastos hormiga son todas aquellas cosas que compras, pero que no cuentas. Los gastos fantasma pueden estar de fijo, por ejemplo, la mensualidad que pagas para ver Netflix, lo que te cuesta Spotify y hasta el mismo plan de datos para tu celular.

En algunos casos, son gastos por servicios que no pediste y que te cobran sin que te des cuenta (como el clásico seguro vía tarjeta de crédito).

En la mayoría de los casos, estos gastos no te acuerdas cuánto cuestan ni que los pagas, pero que al final de mes suman una buena cantidad en tu estado de cuenta.

Probablemente algunos están incluidos en tu presupuesto, aunque varios servicios no los aprovechas al 100 por ciento. Para que no se sigan acumulando, lo mejor es hacer un balance general y canceles los que no son tan necesarios.

Además, no está sobrado que revises tus estados de cuenta, para que veas los cargos que tienes domiciliados. Es probable que encuentres algunos que no contrataste y que debas cancelar.

 

Dinero