¿Tricolor, morenista o blanquiazul?

Oaxaca, Oax.- Con la visita de José Antonio Meade el pasado domingo, Oaxaca ya recibió a los tres principales precandidatos a la Presidencia de la República, incluyendo a Andrés Manuel López Obrador, de Morena, y el panista Ricardo Anaya.

En este primer ejercicio de acercamiento con la población oaxaqueña, ¿Quién generó mayores expectativas y esperanzas? ¿Ninguno de los tres? ¿El mismo de siempre? ¿El ya sabes quién? O el antipático Anaya. ¿Los independientes? Hasta ahora ninguno ha dado señales de vida.

A manera de introducción, hay que reconocer que a nivel nacional, López Obrador sigue adelante de sus demás oponentes, cuando menos en las encuestas, porque en el interior de su partido, hay un problema mayúsculo.

Apenas este martes, el periódico El Financiero dio a conocer su sondeo:

“A unos días de que termine el periodo de las precampañas, el precandidato de Morena-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador, mantiene la delantera en las preferencias electorales a nivel nacional, al obtener el 38 por ciento de la intención de voto.

“Le siguen el precandidato del Frente PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, quien obtiene el 27 por ciento, y José Antonio Meade, precandidato PRI-PVEM-Nueva Alianza, quien cuenta con el 22 por ciento.

“Así lo revela la más reciente encuesta de El Financiero, realizada del 27 al 31 de enero a 1,002 entrevistados en las 32 entidades federativas. Según el sondeo, entre los aspirantes independientes, Margarita Zavala cuenta con el 7 por ciento de apoyo, Jaime Rodríguez El Bronco con 3 por ciento y Armando Ríos Piter atrae otro 3 por ciento”.

Ese es en resumen el sondeo en general, sin embargo, la realidad es distinta. La realidad que palpa, conoce y ve la gente, es la imagen mediática de López Obrador, que no tiene rasguños, pese a más de dos décadas de actividad política, sin esclarecer el origen de sus ingresos y fondos para sus permanentes recorridos.

En cambio, su partido, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), está cada vez más corrompido, al cobijar a toda clase de políticos y vividores de la política y el caso más claro es Oaxaca, donde se han suscitado literalmente encontronazos violentos por la disputa de candidaturas, como sucedió en Tuxtepec, Santa Lucía del Camino y San Pedro y San Pablo Ayutla.

Para no abundar más, sí López Obrador sigue latente en el ánimo del público, pero no Morena ni los morenistas, por lo que el efecto AMLO para el próximo 1 de julio no se ve posible. En Oaxaca, cualquier rémora partidista ya se siente redentor de la democracia y se ha pasado por el arco del triunfo el lema de “no robar, no mentir y no traicionar”; apenas vienen más jaloneos.

En el caso de José Antonio Meade, lo que vemos es un político experimentado, conocedor de todos los temas y las problemáticas, al haber pasado por al menos cuatro secretarías de Estado, como Hacienda y Sedesol últimamente.

Es un hombre serio al que hasta ahora no se le conoce ningún acto de corrupción o enriquecimiento ilícito; tiene un equipo sólido e impulsa ideas, propuestas, más que debates estériles con los demás.

Está creciendo poco a poco en las encuestas; sin embargo, vemos a un hombre aún acartonado, con poco discurso, con poco acercamiento al pueblo en genera; ha estado en mítines a modo y no se le ha permitido desplazarse en el contacto directo con el ciudadano.

El pasado domingo estuvo en Oaxaca y por lo menos se placeó unas cuantas cuadras con bandas de música y calendas, pero le hace falta aún más carisma y mayor enjundia en sus actos políticos. Quizá con ello podría alcanzar en corto tiempo a López Obrador.

De Ricardo Anaya, poco hay que decir, es un tipo ensoberbecido, que predica transparencia y democracia, pero que vive en la opulencia, tiene en Estados Unidos a sus hijos, donde viaja constantemente; le han descubierto paulatinamente negocios; es un hombre que raya en la soberbia y que se cree conocedor de todo.

No tiene carisma y para colomo lo arropan dos partidos, el PAN y el PRD que hace mucho perdieron su esencia, hoy son más corruptos que al PRI que critican y venden o trafican con candidaturas. Vino hace dos semanas a Oaxaca a un acto proselitista muy pequeño, en un salón de hotel, donde únicamente mostró datos y cifras para criticar al gobierno, pero no ofreció propuestas.

La decisión de los electores aún es temprana, pero sirva este primer esbozo para ir delineando la clase de candidatos o precandidatos presidenciale; de los independientes, ni hablar, porque también han resultado peores que los partidistas, como “El Bronco” de Nuevo León, que criticó a los políticos antes de llegar al gobierno y al final resultó en lo mismo: un fracaso de gobernador, que ya abandonó el cargo para buscar saltar a otro puesto, es decir, un chapulín.

NIMIEDADES

1.- Otra vez los perredistas desestabilizan con pretexto del sismo

No se trata de defender al gobierno federal o al estatal, pero sí de precisar que cuatro meses después de la tragedia, surgió una Coordinadora de Pueblos Damnificados del Istmo, que no es más que la máscara de la COCEI-PRD para seguir sangrando al erario. No defienden a los afectados, sino buscan dinero y prebendas; no quieren reconstrucción de viviendas, sino dinero y más dinero, si no, que le pregunten a GLORIA SÁNCHEZ LÓPEZ y HÉCTOR SÁNCHEZ LÓPEZ, los verdaderos promotores de bloqueos y oficinas, la primera que ha abandonado absolutamente su responsabilidad para atender a los juchitecos en todos los aspectos.

2.- ¿Y quién mueve al sindicato de Salud para evitar investigaciones?

Otros que sólo medran del erario son los de la Sección 35, con MARIO FÉLIX PACHECO a la cabeza, que vez tras vez se oponen a una limpia de aviadores en los Servicios de Salud. ¿A qué le temen? ¿A que se descubra quiénes son sus protegidos, que tienen mujeres, hijas, parientes de toda clase en la nómina? O están protegiendo a sus verdaderos patrones, Gabino Cué y Ulises Ruiz.

3.- Histórico: resurge el ferrocarril del Istmo de Tehuantepec

Un hecho histórico ocurrió el pasado miércoles 7 de febrero, en que en el Istmo de Tehuantepec se reactivó el tren de carga, que transporta mercancías del puerto de Salina Cruz hacia otros estados. Un hecho inédito gestionado por el gobernador ALEJANDRO MURAT, pero que deberá vigilarse con lupa, para que no los redendores de las causas sociales de toda la vida, vayan ahora a bloquea las vías del ferrocarril e impedir el progreso, fuentes de empleo y desarrollo, que tanta falta hacen a esa región y al resto del estado.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."