Minigasolinazos

La Secretaría de Hacienda no puede detener el aumento de la gasolina. Aumenta su precio en un esquema que puede calificarse de minigasolinazos. Está atrapada por fuerzas contradictorias: por un lado, sigue subiendo el precio en Estados Unidos y necesita que el aumento no se refleje en México… al menos no mucho. Para conseguir ese fin viene cobrando menos impuesto IEPS, pero eso podría afectar la recaudación presupuestada para 2018. Estamos en campaña política y un alza desmedida podría acrecentar el descontento de los ciudadanos contra el partido y el candidato del gobierno. Finalmente, están las recién llegadas compañías internacionales que no querrían que su imagen se ligue a los aumentos. Se supone que sucedería lo contrario: bajaría el precio. El último día del año pasado la gasolina que consumen ocho de cada 10 autos en México, la Magna, se vendía en promedio en 16.28 pesos el litro. Ayer, 8 de febrero, oscilaba en 18 pesos. Según datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), en Coyoacán una estación de la británica BP vendía el litro de Magna en 18.13 pesos. 

* La Jornada / Dinero / Enrique Galván Ochoa

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."