De la Costa a la capital oaxaqueña, Monseñor Pedro Vázquez Villalobos

*Después de cinco años de desempeñarse como Obispo de la diócesis de Puerto Escondido se va a Antequera Oaxaca.

Nayely Aldán

Puerto Escondido, Oax.- Aún sorprendido con el nombramiento del Papa Francisco hacia su persona, el hoy, administrador apostólico, Pedro Vázquez Villalobos, recuerda en entrevista  que fue consagrado hace cinco años como Obispo, al llegar a esta ciudad,  tras 37 años de ejercer como pastor, “aquí en Puerto Escondido aprendí a ser Obispo y así en Oaxaca aprenderé a  ser Arzobispo”, afirma que recibe con gusto el nuevo reto.

 En su andar como obispo, se le conoció en la costa por ser una persona amable y transparente,  sobre todo reconocido por su cercanía con la gente, la empatía que le permitía  bromear en algunos momentos y hasta cantar con Mariachi en las ediciones del “Radiotón Pro Construcción de la  Catedral de Puerto Escondido” que organiza desde más de diez años la radio La Mejor 94.1 F.M. obteniendo buenos resultados por ´parte de la grey católica.

Desde la noticia  del cambio de Obispo de Puerto Escondido a Arzobispo de Antequera Oaxaca, la población de la costa prepara una comitiva para la llegada de Pedro Vázquez Villalobos a la ciudad capital, en donde será  consagrado Arzobispo, tal como hace cinco años fue consagrado Obispo en Puerto Escondido.

Mientras, los fieles católicos han expresado que se le extrañará en las misas dominicales de las siete de la mañana en el templo de la Soledad, en las fiestas patronales de las colonias y hasta en la procesión en el mar de la vírgen de la Soledad, mientras tanto, esperan el anuncio de quien llegará al obispado de este destino turístico.

Destacó Pedro Vázquez Villalobos por su gestión ante bienhechores para culminar el techado de la catedral, calculado en más de trece millones de pesos y a la vez lograr la empatía con todos los sectores poblacionales, resultado de su trabajo pastoral.

“¿Meritos?, yo no considero que haya hecho méritos, el estar cercano a la gente, como dices, es porque uno hace lo que a la gente le gusta, a la gente le gusta que uno lo acompañe a sus fiestas, que este uno cerca de ellos y así lo seguiré haciendo” dijo monseñor de manera humilde.

Agradeció de manera general a toda la población por mostrarle su afecto y “con buena cara llegaré a Oaxaca a continuar el trabajo que Dios me ha asignado” culminó.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*