La marca finlandesa presentó en Barcelona 5 modelos que van desde un feature phone de 79 euros hasta un smartphone con pantalla sin bordes de 749.

El Nokia 8810 4G en banana yellow. Foto: Carlos Morales/Forbes.
BARCELONA, España. En 2017, Nokia acaparó la atención del mundo apelando a la nostalgia con el anuncio del regreso del 3310, su icónico feature phone prácticamente indestructible. Ahora quiere repetir la dosis con el 8810, un equipo que saltó a la fama hace unos años por su aparición en la película Matrix.

En la antesala del Mobile World Congress de Barcelona, la feria de tecnología móvil más grande del planeta, la marca finlandesa, ahora bajo el paraguas de la firma HMD global, anunció sus planes para 2018.

“En sólo un año presentamos 11 teléfonos confiables y fáciles de usar, llegamos a más de 250,000 puntos de venta operar en 170 mercados de 80 países y vendimos 70 millones de unidades”, dijo Florian Seiche, CEO de HMD Global.

Eso, asegura el directivo, ha puesto a la marca de vuelta en el mapa e incluso la ha colocado “en el top 5 en al menos 15 mercados, eso nos da confianza para redoblar nuestra apuesta”.

PUBLICIDAD
El portafolio para este año incluye 5 modelos: el 8810 su feature phone con capacidades 4G, dos teléfonos con pantallas sin bordes y dos de gama baja.

8110 4G

Su versión original se popularizó por su aparición en Matrix, en una época en la que la cubierta deslizable del teclado era lo más cool del mundo. Ahora, el mismo teléfono ha sido actualizado para la redes 4G y está pensado para los usuarios que buscan la duración de la batería —17 días en reposo y 9 de conversación—, resistencia y facilidad de un feature phone. Incluye Google Assistant, empezará a venderse en mayo por 79 euros y  estará disponible en negro y banana yellow.

Forbes