El que nada debe nada teme, dicen por ahí. Por eso no se explica que el candidato presidencial, Ricardo Anaya haya ido hasta la PGR para culpar a la dependencia de unirse al PRI en la guerra sucia en su contra. Lo curioso es que fue hasta ahí diciendo que nada tiene que ver pero lo declaró oficialmente a través de una carta. Digamos que no fue tan entrón como suele ser en los debates o entrevistas. O no quiso hacerse bolas, o como ya dijimos, el que nada debe nada teme, y el que sí pues sí.

LA ADQUISICIÓN DE MIKEL
Alguien ya ganó en la elección de la Ciudad de México. Es la Chata, la perra bóxer de 10 meses que adoptó el candidato del PRI, Mikel Arriola. Ya el resultado para la Chata será lo de menos, ella ya tiene casa, comida y sustento. Sin duda será interesante ver dentro de unos años, ya sea Jefe de Gobierno de la Ciudad de México o no, cuál es la vida que le tocó a la Chata. Atentos.

FUERA NARCOS DE LA UNAM
En el partido de ayer de Pumas contra las Chivas en el estadio universitario salió en pantalla la frase que será tema para toda la semana. La sentencia pedía la urgente salida de las bandas distribuidoras de droga de Ciudad Universitaria. Aunque oficialmente la máxima casa de estudios se deslindó del asunto, no podrá deslindarse, ni tampoco las autoridades capitalinas, del evidente desorden que hay en las instalaciones de la UNAM y sus alrededores.